//BREVE HISTORIA DE LA MÚSICA ÁRABE

BREVE HISTORIA DE LA MÚSICA ÁRABE

Por: Ricardo Rodríguez

La música árabe, es la música originaria de los países árabes y tiene como común denominador el idioma árabe. Se incluyen bajo este concepto los géneros de música clásica, profana y religiosa.

La música árabe ha estado en contacto con otras músicas regionales como la turca, la persa, la bereber, la india, la suajili, la andalusí y la música europea. Al igual que en otras áreas de la ciencia o de las artes, los musulmanes tradujeron del griego al árabe los antiguos tratados de la teoría de la música y asimilaron los principios de los sistemas enarmónico, cromático y diatónico.

Desde el punto de vista melódico, el sistema musical árabe está basado en la octava dividida en 24 cuartos de tono. Este sistema es difícil de asimilar para los oídos acostumbrados a la música occidental, educados  a escuchar tonal y armónicamente en una octava divida en 12 semitonos ajenos al microtonalismo.

Para escribir la música árabe, a diferencia de la música occidental ajena al cuarto de tono, se utilizan los signos “más” y menos”. El “más” se utiliza para señalar la subida de un cuarto de tono y el “menos” para indicar la bajada de un cuarto de tono. Estos signos combinados con bemol, el sostenido y el  becuadro, facilitan la representación gráfica de los intervalos de cuarto de tono.

El “maqam” árabe, es un sistema de modos melódicos utilizados en la música árabe. La palabra “maqam” significa estación. Cada “maqam” está constituido en una escala determinada y por una serie de notas importantes, frases melódicas, un desarrollo melódico y una modulación determinadas por la tradición. Tanto la improvisación de la música tradicional árabe, como las composiciones, se basan en el “maqam”. Los “maqam” pueden interpretarse ya sea con un instrumento o con la voz y adolecen de ritmo.

Los instrumentos musicales más utilizados en la música árabe son: arghul, bendir, los crótalos, darbuka, laúd árabe, mijwiz, mizwad, mazhar, ney, el rabel, riq, el tambor de copa y zurna.

Algunos historiadores, suponen que la música árabe se remonta a los orígenes de la poesía árabe, dado que los poetas acostumbraban a recitar sus poemas con tono y ritmo musical.

Al-Kindi (801-873) fue el primer gran teórico de la música árabe. El propuso que se incluyera una quinta cuerda al laúd y reflexionó sobre las connotaciones cosmológicas de la música. Publicó quince tratados de teoría musical, de los cuales solo se conservan cinco.

Al-Farabi (872-950) escribió un libro magnífico acerca de la música el Kitab al Musiqi al Kabir (El gran libro de la música).

Su sistema de tonos aún se utiliza en la música árabe.

Al-Ghazali (1059-1111), escribió un tratado de música en persa en el cual declaró: el éxtasis es el estado causado por escuchar música.

En la Edad Contemporánea, Egipto fue el primer país en experimentar un fuerte nacionalismo en el siglo XX, independizándose después de estar mucho tiempo bajo el dominio extranjero. La música turca, propia del imperio otomano, fue reemplazada por la música nacional egipcia y el Cairo se convirtió en un centro de innovación musical. Una de las primeras cantantes que se acercó a la música profana fue Umm Kalzum, seguida por Fairuz. Ambas han sido muy populares y están consideradas verdaderas leyendas de la música árabe.

Durante las décadas de los ´50 y ´60, la música popular árabe comenzó a recibir influencias de occidente con artista como Abdel Halim Hafez. En la década de los ´70 un grupo de cantantes continuó lo que había llegado de la mano de Hafez y como consecuencia surgió la música por-árabe. En los años 1990 se destacaron muchos artistas que mezclaron la música de oriente y occidente, dándole giro definitivo a ese pop-árabe destacándose entre ellos, Amr Diab, Hisham Abbas, Asalah Nasri, Mostafa Amar y otros.

Quizá el que más se destacó fue Amr Diaba, quien en 1996 lanzó la canción “Habibi ya nur el ain” que se convirtió en un éxito mundial y donde mezcló hábilmente la música de tres generaciones: tambores y pandero árabe, el acordeón propio de la música francesa y aires provenientes del flamenco español.

La canción fue tan importante en su repercusión, que abrió las puertas del mundo a la popularización de la música árabe.

Hasta el presente la lista de artistas contemporáneos surgidos en el mundo es interminable. La influencia de la música árabe ha dejado su impronta en otras músicas del mundo como por ejemplo el flamenco español. Ha surcado mares, cielos y tierras a lo largo y ancho del planeta, llevada armónicamente por la mano del cuarto de tono que le dio la reconocida característica.

Como diría el gran poeta español Antonio Machado: “caminante no hay camino, se hace camino al andar…”

La Voz del Árabe (LVÁ) – CULTURA – Cd. De México, septiembre 7 del 2017

801total visits,6visits today