//DE LA CULTURA ÁRABE Y OTROS DETALLES…

DE LA CULTURA ÁRABE Y OTROS DETALLES…

La mezcla de colores, la tintura, la extracción de minerales y metales, la fabricación de acero y el curtido de cuero y textiles, técnicas industriales en que los árabes fueron los primeros expertos. Producían sustancias químicas y procesos químicos, destilación, evaporación, sublimación, cristalización, etc.

 Por: Dr. Armando Bukele Kattan

Podemos distinguir dos grandes períodos del apogeo cultural, que sirvieron ambos para culturizar a Europa. El primero lo constituyeron los pueblos semitas que emigraron de la Península arábiga y que formaron diferentes pueblos emparentados entre sí y con idiomas parecidos, (Babilonios, Caldeos, Asirios, Egipcios, Nabateos, Sabaneses, Himiaritas, Arameos, Fenicios etc) Esa cultura original fue la base de la Civilización. De allí se alimentaron los griegos, quienes adquirieron sus conocimientos básicos de Egipto y Asia Menor, países que hoy conforman el Mundo Árabe.

El segundo período lo constituyó la Civilización Árabe Musulmana, que va del siglo VII al XV y donde Europa se encontraba nuevamente sumida en la barbarie. En esta Segunda Época, cuando con el advenimiento del Islam, los pueblos del Asia Menor, y del norte de África, de origen semita o semítico-jamita, con tronco lingüístico común y originario históricos de la península Arábiga, se unen, constituyéndose en lo que hoy conocemos por Mundo Árabe. De religión musulmana en su gran mayoría, pero también con florecientes e igualmente cultas comunidades árabes de religión cristiana e incluso judía.

Ahora conocemos el papel decisivo de la cultura hispanoárabe en la formación de la filosofía, la ciencia, la poesía; en fin, de toda la cultura de la Europa cristiana. Su influencia alcanzó las cimas del pensamiento medieval, por ejemplo la Suma Teológica de Santo Tomás de Aquino y la Divina Comedia de Dante. El Quijote de Cervantes, El criticón de Gracián, etc., e incluso, ya se han iniciado los estudios sobre la influencia árabe sobre las obras de William Shakespeare o de quien usó su nombre.

La ciencia médica árabe – El Dr. Meyerhof escribió: “Los doctores árabes se reían de los afanados médicos europeos por sus esfuerzos toscos y elementales. En el siglo XVI, los libros árabes de medicina fueron traducidos al latín y usados  como base de la enseñanza en las universidades europeas”.

Europa no sabía nada del cólera cuando el Islam entró en España y la gente consideraba la enfermedad como un castigo del cielo por los pecados, pero los médicos árabes ya habían probado que, dicha enfermedad, incluso la peste bubónica y la viruela, eran enfermedades contagiosas y nada más.

Los árabes descubrieron en la antigüedad la circulación mayor de la sangre y en la Edad Media, descubrieron la circulación menor (pulmonar). Siglos más tarde, Servet, fue el primer europeo en transmitirlo. Gran lector de los libros árabes, idioma que dominaba, se había percatado de este descubrimiento. Sin embargo, también allí conoció la interpretación coránica de la unidad de un solo Dios y rechazó la Trinidad. Huyendo de la Inquisición Española, cayó en las manos de un inquisidor también cruel y despiadado: Calvino; fue quemado vivo en la hoguera (a fuego lento y con madera verde). La lectura de libros árabes le valió su gloria (se le conoce como el descubridor de la circulación pulmonar); pero también le valió su muerte, en un momento que no se permitía disentir.

Hablando de otros médicos árabes, el  libro de Avicena “el Canon” que es una obra maestra de ciencia médica, probando su valía al ser impreso en dieciséis ediciones en el siglo XV, en latín y en árabe. El Canon todavía era libro de texto de las facultades de medicina de Francia hasta entrado el siglo XIX. Will Durant escribió que (Rhazes) fue uno de los médicos más avanzados del Islam, autor de 200 tratados y libros, particularmente: 1-“Viruela y sarampión”, publicado en latín y otros idiomas europeos en cuarenta ediciones, entre 1497 y 1866.

2-“La Gran Enciclopedia”, veinte volúmenes, cinco dedicados a la óptica; otros a la cirugía y a los anestésicos. Entre las innovaciones de Rhazes está el uso de agua fría para tratar la fiebre persistente, de ventosas secas para la apoplejía, de bálsamo de mercurio e intestinos de animales para  suturar heridas y otras muchas invenciones. El diagnóstico de la tuberculosis por las uñas de los dedos, la cura de la ictericia, el uso de agua fría para prevenir hemorragias, la rotura de piedras en la vejiga y el riñón para facilitar su extracción y la cirugía de la hernia están entre los avances, demasiado numerosos para citarlos detalladamente.

El más grande de los cirujanos islámicos fue Abdul´l-Qasem de Andalucía, floreció en el siglo XI, fue inventor de muchos instrumentos quirúrgicos. Los médicos árabes hacían grandes operaciones con éxito considerable; usaban anestesia y amplia tecnología, incluyendo higiene; en Europa, incluso los médicos no se lavaban las manos, ni antes, ni después de operar.

El idioma árabe, equivalía en Europa hasta el siglo XVIII, al inglés de nuestros tiempos, para la ciencia, la investigación y los estudios universitarios.

Farmacología – Las árabes inventaron el arte de mezclar medicamentos químicos, en píldoras y soluciones, muchas de las cuales se usan actualmente, aunque algunas son presentadas como nuevas invenciones de nuestro siglo actual por químicos desconocedores de su historia.

El Islam tenía dispensadores que daban gratis prescripciones a los pacientes y, en las zonas de los países que no habían hospitales, los médicos realizaban visitas regulares con todo su instrumental para cuidar de la salud pública”, iniciando la medicina preventiva del modelo moderno.

Hospitales – Los árabes construyeron los primeros hospitales, orfanatos y centros psiquiátricos de corte moderno. “El orden y la eficacia de los hospitales islámicos era tal que no había distinciones de raza, religión u ocupación; la cura era administrar con meticuloso cuidado a cada paciente. Se asignaban salas a pacientes con enfermedades determinadas, había hospitales docentes donde los estudiantes aprendían la teoría y observaban la práctica. Además, había hospitales móviles que llevaban médicos y sus equipos. Estaban bien aireados y tenían abundancia de agua pura.

Esos hospitales tenían grandes salas comunes y también habitaciones privadas. Marc Kapp escribió: “El Cairo tenía un gran hospital con fuentes funcionando y jardines de flores y cuarenta amplios patios. Cada paciente era recibido amablemente y, tras curarle gratis, le enviaban a su casa con dinero. Córdoba, junto a 600 mezquitas y 900 baños, tenía cincuenta hospitales”.

Química – Jaber íbn Hayyan, era conocido mundialmente como “el padre de la Química” y de la alquimia árabe. Su influencia sobre los químicos y alquimistas occidentales fue profunda y duradera.

Más de 500 obras suyas han sido impresas y la mayor parte pueden encontrarse entre los tesoros de las bibliotecas nacionales de Paris y Berlín, mientras sus colegas europeos le llaman afectuosamente “profesor de la sabiduría” y le atribuyen el descubrimiento de 19 elementos con su peso atómico específico, etc. Jaber decía que todo puede reducirse a una simple partícula básica, compuesta de una carga de luz (electricidad) girando alrededor de otra, para formar una unidad neutral, el átomo, o la más pequeña unidad de materia indivisible, muy próxima a la moderna ciencia atómica”.

La mezcla de colores, la tintura, la extracción de minerales y metales, la fabricación de acero y el curtido de cuero y los textiles, están entre las técnicas industriales en las que los árabes fueron los primeros maestros. Producían una gran cantidad de sustancias químicas y procesos químicos… destilación, evaporación, sublimación, cristalización, etc.

También fueron los árabes quienes elaboraron el papel, hecho de algodón, para uso industrial, el papel chino era de seda y no se podía escribir en él; ésta era la invención que sirvió de base al posterior invento europeo de la imprenta y permitió la amplia extensión de la enseñanza, que trajo el Renacimiento; evitando la destrucción de grandes obras de la antigüedad, debido a la escasez de pergaminos raspándolos para escribir nuevas obras, sobre todo religiosas, importantes, pero eliminando los inapreciables textos antiguos.

El invento del papel para escribir por los árabes, detuvo esta práctica desastrosa.
Los números que se usan son números arábigos. Además de todo, la realización  árabe del valor del cero permitió la fundación de toda nuestra moderna tecnología computarizada.

La palabra “cero” como su prima “cifra”, son ambas intentos de traducir la arábiga “sefr”. De Vaux escribió: “Usando las cifras, los árabes llegaron a ser los fundadores de la aritmética de la vida cotidiana, hicieron el álgebra como una ciencia exacta y la desarrollaron considerablemente. Indiscutiblemente, fueron los fundadores de la trigonometría plana y la trigonometría esférica”.

El astrolabio (Safija) fue inventado por el árabe Alzarqali, quien vivió en Al-Ándalus, en el siglo XI. La palabra “algoritmo” es la latinización del nombre de su inventor, natural de Jiva, conocido por el nombre de su provincia natal: Al-Jwarizmi.

El matemático árabe, fue el primero en encontrar el valor de ת exacto hasta 16 decimales (3.1415926535987832). En ésa época se conocía solo aproximaciones a 4 decimales. Newton, en Europa, no lo pudo hacer hasta 250 años después.

Al Biruni, un matemático Árabe, calculó el tamaño exacto de la Tierra, una diferencia de tan solo 40 km. de diámetro. En ese tiempo, Colón que sabía que la tierra era redonda, al leer libros árabes sobre ello, cuando en la Europa Cristiana creían que la Tierra era plana, no pudo reconocer su tamaño, haciéndola 8 veces más pequeña y creyendo haber llegado a la India, cuando tan solo había llegado a un nuevo Continente (para los españoles), que luego lo llamaron América.

Geografía – La historia de las noches arábigas de Simbad el Marino y sus viajes a China, Japón y las islas de Indonesia, dan suficiente evidencia de la brillantez de la navegación comercial árabe, el conocimiento de la meteorología y la geografía.

Los árabes comerciaron ampliamente con China. Más de 500 años después, Marco Polo, el primer explorador europeo, indicaba que había llegado a China, valiéndose de mapas árabes. Los árabes perfeccionaron la brújula y con su conocimiento de las estrellas fueron hasta tierras remotas. Colón utilizó mapas árabes para llegar a América.

El geógrafo Ibn Hauqqal (siglo X d.C.) escribió en su prólogo: “He escrito la latitud y longitud de los lugares de esta Tierra, de todas sus naciones, con sus fronteras y los dominios de Islam, con un mapa cuidadoso de cada sección, en el que he marcado numerosos lugares, como ciudades, ríos, lagos, montañas, tipos de agricultura, carreteras, las distancias entre lugar y lugar, los bienes comerciales y todo lo que en la ciencia geográfica puede ser útil. Abu Reihan-Biruni, Ibn Batuta y Abu’I Hassan están entre otros nombres en la historia de la ciencia de la geografía, cuyos viajes a través del mundo estuvieron acompañados de meticulosas observaciones y notas paisajísticas, que están entre los enorgullecedores archivos de la ciencia en nuestro mundo de hoy“.

Incluso hay manuscritos que detallan el descubrimiento de América antes que Colón y el establecimiento de un contacto benevolente con los pueblos originarios, cuyo vestigio fue destruido por los europeos y que será tema de aclaración, en un posterior programa. Incluso, la palabra Caribe, de origen árabe, lo confirma.

Los árabes sobresalían en los mosaicos, incrustaciones, adornos y trabajos de aplicación de todas las clases. Maravillosas puertas, púlpitos y techados están decorados en muchas de las antiguas mezquitas de todo el mundo musulmán con un diseño de mosaico, marfil, madera y yeso esculpido, y delicadas piezas de madera tallada interpuestas entre sí con consumada maestría. El arte árabe se observa prácticamente en todas las construcciones coloniales en nuestra América Latina, lo que confirma la presencia de moriscos conversos que vinieron a América a trabajar, en labores manuales que al “hidalgo” español le parecían despreciables y el nativo y el esclavo africano, no podían realizar. Los árabes, al igual que los pueblos originarios, fueron pueblos de gran cultura, aunque han sido manipuladas negativamente, disminuyéndolas.

La Cultura Árabe fue robada; la cultura de los pueblos originarios de América fue casi toda destruida. Ambos pueblos sufrieron persecución y martirio al mismo tiempo, por los cuales podemos considerarnos: compañeros de infortunio. Allá quemaron en la hoguera a los árabes musulmanes e incluían en el mismo fuego, a los judíos.

Aquí en América los quemaban también, algunas veces usando un sistema novedoso, al menos en la Conquista del Caribe: Los quemaban en parrillas, los rostizaban, proceso detallado en el Libro: Brevísima relación de la destrucción de las Indias, de Fray Bartolomé de las Casas ¿El por qué de ello? Será un futuro trabajo que pensamos desarrollar en Aclarando Conceptos, si Dios lo permite.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Información: webislam.com / Imagen: Pixabay

La Voz del Árabe (LVÁ) – CULTURA – Cd. de México, junio 8 del 2018

411total visits,3visits today