/DESTRUYENDO TODAS LAS ESPERANZAS

DESTRUYENDO TODAS LAS ESPERANZAS

La Autoridad Palestina consideró el voto israelí como una “declaración de guerra” contra el pueblo palestino y advirtió que Israel realmente está imponiendo su solución política…

Por: Nouhad Mahmoud

Luego de menos de un mes de que el presidente Donald Trump reconociera a Jerusalén como la capital de Israel, el Parlamento israelí, la Knesset, aprobó el martes un proyecto de ley que dificulta la división de Jerusalén. Estipula que se necesitan el apoyo de dos terceras partes, 80 de 120, en la Knesset antes de que Israel pueda ceder el control de cualquier parte de la ciudad a una entidad extranjera. Irónicamente, la entidad extranjera sería palestina…

El proyecto de ley se considera otro obstáculo en el camino hacia la solución de los dos Estados, donde se suponía que la parte oriental de la ciudad sería la capital de un futuro Estado palestino. La nueva ley respaldada por la coalición de derecha de Israel se aprobó con 64 votos a favor y 52 en contra. También busca eliminar dos barrios palestinos, Kafr Akab y el campamento de refugiados Shaufat, de la jurisdicción del actual municipio de Jerusalén, que afecta a la población que vive detrás del muro de separación construido por Israel en áreas sistemáticamente descuidadas.

Durante la votación, un legislador israelí, Esawi Freige, calificó la nueva ley de Jerusalén como “una ley racial, es una ley para limpiar Jerusalén de sus residentes árabes … Después de que el gobierno israelí eligió erigir un muro dentro de Jerusalén, ahora busca remover a 100 mil de sus residentes de la ciudad”. La mayoría de los 350 mil palestinos que viven en Jerusalén tienen el estatus de residentes permanentes, no la ciudadanía israelí, y su estatus puede revocarse en cualquier momento por múltiples razones, obligándolos a abandonar su ciudad. Israel ha revocado más de 15 mil permisos de residentes palestinos, según las estimaciones de Human Rights Watch.

La Autoridad Palestina consideró el voto israelí como una “declaración de guerra” contra el pueblo palestino y advirtió que Israel realmente está imponiendo su solución política para el conflicto. Saeb Erekat, secretario general de la Organización para la Liberación de Palestina, declaró que “estamos en un episodio israelo-estadounidense en el que nos imponen sus planes, anexando la mitad de Cisjordania, incluidos Jerusalén y el valle del Jordán, y controlando el agua transfronteriza y territorial, el sistema judicial y la seguridad del tierra”. Agregó que el nuevo proyecto de ley destruiría las esperanzas de la Solución de dos Estados para el conflicto israelo-palestino.

El gobierno de derecha israelí está apostando fuertemente a la declaración de Trump sobre Jerusalén. Dos días después, las autoridades israelíes anunciaron nuevos planes para construir 14 mil unidades de asentamientos, la mitad de ellas en Jerusalén. Otro plan para construir un millón de unidades en los próximos 10 años salió a la luz. El domingo pasado el Likud votó para anexar todos los asentamientos en Cisjordania a Israel. Los días en que el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu y sus socios tenían alguna consideración con la opinión mundial son un recuerdo.

Muchos observadores consideran el anuncio de Trump como un sello de aprobación para las apropiaciones de tierras por parte de Israel, y es probable que veamos más de ellos en el futuro cercano. Los palestinos están regresando a las Naciones Unidas y otras organizaciones internacionales para tratar de enfrentar la política agresiva israelí con algunas nuevas medidas legales. La situación es muy tensa sobre el terreno y podría haber otro levantamiento (Intifada) en camino. Una reunión árabe en Amán, Jordania, para seis ministros de Asuntos Exteriores este sábado discutirá los últimos acontecimientos y recomendará una nueva dirección hacia el conflicto más largo en la historia moderna. Los moderados líderes árabes ven en la acción de la Knesset un nuevo castigo injusto a los palestinos que siempre respondieron positivamente a todas las iniciativas de paz y se vieron traicionados por las potencias internacionales en el momento de la verdad.

Como lo notó el escritor israelí Uri Avnery, la derecha israelí con su intransigencia no tiene una visión para el futuro, ningún programa, ni siquiera un sueño. Sólo sentimientos vagos… lo que realmente le gustaría a la derecha es la interminable continuación de la actual ocupación militar de toda Palestina. Eventualmente enfrentarán dos posibilidades… un Estado de apartheid o un Estado binacional, y ninguna de ellas es lo que buscan…
 

Nouhad Mahmoud: fue embajador de Líbano en México entre 1999 y 2011 nouhad47@yahoo.co

La Voz del Árabe (LVÁ) – NOTICIAS – El Universal – Cd. de México enero 9 del 2018

751total visits,1visits today