//EL MUNDO ÁRABE: SUEÑO IMPOSIBLE DE APOYO MUTUO

EL MUNDO ÁRABE: SUEÑO IMPOSIBLE DE APOYO MUTUO

Las causas de la inestabilidad y las necesidades de desarrollo varían considerablemente según la nación, incluso entre vecinos cercanos. Es brutalmente claro que no existe una base común para tratar la inestabilidad en el Mundo Árabe.

 Por: Dr. Stephen Murray Kiernan*

 No existe un camino único y simple hacia la estabilidad en cualquier parte del mundo, y cualquier comentario y sugerencia de fuera de una región o cultura determinada puede reflejar fácilmente los prejuicios de una cultura diferente, de hecho, incluso puede parecer condescendiente e injusto. El hecho es, en realidad, que prácticamente todas las regiones, culturas y naciones están en un proceso constante de cambio y evolución, y tienen al menos las semillas de una seria inestabilidad y conflicto.

La región árabe no es una excepción. Seis Estados en el área se encuentran en estado de grave conflicto interno: Libia, Siria, Irak, Yemen, Somalia y Sudán. Más Estados están profundamente divididos y se enfrentan a graves problemas y tensiones internas: Argelia, Túnez, Egipto y Bahréin. Las tensiones internas y/o los conflictos de bajo nivel dividen a Marruecos y Argelia, y dividen a Qatar de Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos, Egipto y Bahréin. Fuerzas externas como Estados Unidos, Rusia, Turquía, Irán y Hezbollah tienen un gran impacto en el Levante.

Varias formas de extremismo violento, particularmente el extremismo sectario sunita y chiita, representan una amenaza para todos los Estados árabes, y muchos Estados enfrentan serias divisiones tanto étnicas como sectarias, y discriminación. Al mismo tiempo, muchos Estados árabes se encuentran rezagados en el desarrollo económico y la gobernabilidad efectiva en un momento en el que están bajo una fuerte presión demográfica, se enfrentan a un gran “bulto” juvenil, problemas de empleo, y no han logrado crear patrones justos y equilibrados de distribución de ingresos para satisfacer las necesidades de sus pueblos. Muchos Estados no han logrado financiar la expansión necesaria de su infraestructura, así como sus servicios educativos, médicos y otros.

Pocos Estados con alto nivel de ingresos por exportaciones de petróleo son excepciones parciales a estas fallas económicas, pero estas excepciones son generalmente más aparentes que reales. Argelia, Libia, Irak e Irán tienen enormes reservas de petróleo, pero no pueden se pueden clasificar genuinamente como “ricas” en términos de ingreso per cápita. Los principales exportadores como: Irán, Irak, Omán y Arabia Saudita, tienen una población demasiado grande para depender de los ingresos de las exportaciones de petróleo; y Bahréin y Kuwait tienen problemas de estabilidad a pesar de los ingresos per cápita comparativamente altos.

Como es el caso en toda la OPEP y la mayoría de los exportadores no OPEP en el mundo, el control estatal sobre el sector petrolero y su poder de ganancia ha llevado a una distorsión excesiva en la dependencia del sector petrolero, una distribución deficiente de los ingresos, una expansión excesiva del sector estatal y la corrupción.

La mayoría de los gobiernos árabes han ignorado en gran medida el trabajo de casi dos décadas del “Informe de Desarrollo Árabe” (“Arab Development Report”) de las Naciones Unidas. De hecho, carecen de planes de desarrollo coherente y significativo, y demoran en reformar o modernizar su gobierno y sus sectores estatales. Han permitido que las presiones contra la estabilidad crezcan y se acumulen con el tiempo. Un claro ejemplo es el hecho de que la mayoría de los gobiernos ni siquiera intentaron reaccionar de manera efectiva a las lecciones de los trastornos políticos que se iniciaron en 2011. Hasta el momento, solo un Estado árabe, Arabia Saudita, ha intentado desarrollar e implementar un programa de reforma nacional en escala que necesita.

Las causas de la inestabilidad y las necesidades de desarrollo varían considerablemente según la nación, incluso entre vecinos cercanos. Es brutalmente claro que no existe una base común para tratar la inestabilidad en el Mundo Árabe. Es igualmente claro que tratar de exportar la responsabilidad de la inestabilidad a otros países, o explicar las fallas con teorías de conspiración, ha causado un inmenso daño al Mundo Árabe y representa una serie de fallas importantes en el liderazgo.

Ha habido intentos de crear organizaciones de interés común (el Consejo de Cooperación del Golfo es un ejemplo obvio), pero nunca se han movido más allá de unas pocas áreas relativamente estrechas de cooperación económica y militar, y las diferencias nacionales han paralizado el progreso en estos campos. Las tensiones entre Arabia Saudita y Omán han limitado la cooperación de seguridad desde la fundación del CCG, y las tensiones entre las familias reales han creado problemas como el aislamiento actual de Qatar. Yo diría que el GCC puede ser mucho más efectivo en términos de abordar la estabilidad interna que la Liga Árabe, pero está muy lejos de ser efectivo y su cooperación de seguridad, que es muy limitada, depende en gran medida del apoyo externo de USCENTCOM y el ejército de los Estados Unidos.

Hay muchas áreas donde los Estados árabes pueden llegar a acuerdos regionales y subregionales productivos: los ejemplos obvios son los acuerdos comerciales, la movilidad laboral, el intercambio de datos contra el terrorismo, los sistemas de transporte y tuberías, el agua y la energía, el intercambio de estándares y materiales educativos, la seguridad fronteriza y aduanas, las comunicaciones y sistemas de internet.

Estas son cuestiones negativas bastante transparentes y obvias que un extraño podría plantear sobre las debilidades de la cooperación regional interna y su consiguiente falta de desarrollo económico. Las debilidades se ocultan deliberadamente. El problema práctico para cualquier organización o gobierno es que exponer las debilidades de los problemas nacionales es políticamente embarazoso, puede ser utilizado por movimientos extremistas y puede desencadenar reacciones hostiles por parte de los países vecinos. Pocos gobiernos árabes son verdaderamente transparentes en el análisis final y algunos están activamente en contra.

Hay varias formas posibles de resolver el estancamiento económico y político auto-infligido y, por lo tanto, innecesario. Contratar un grupo externo neutral o trabajar con una organización internacional como el PDNU (UNDP en inglés) o el Banco Mundial ofrece una forma de preservar la distancia requerida para que todos los bandos no sospechen motivos ulteriores o juegos de poder. Sin duda, los expertos extranjeros sí pueden ayudar, pero la clave del éxito será mostrar que los expertos árabes con antecedentes culturales árabes respaldan los llamamientos para el cambio y la reforma. El propósito de tales ejercicios con molestias árabes y extranjeros no es resaltar el problema sino mostrar que existen soluciones creíbles. Dejar en claro que los gobiernos tienen opciones buenas y creíbles, y puede adoptar un enfoque evolutivo, es una forma clave de desactivar los aspectos críticos de un análisis. También se debe tener en cuenta que la mayoría de las soluciones se vuelven más aceptables políticamente cuando se demuestra que afectan a muchos países. La opción ideal es trabajar directamente con un gobierno determinado y su oposición cuando sea posible, con ambos grupos de participantes involucrados dispuestos a enfrentar problemas y aceptar niveles razonables de crítica.

Una forma clave de avanzar en los esfuerzos para reducir la inestabilidad, y de esta manera hacer un progreso real, es desarrollar planes reales que puedan implementarse de manera creíble. Hay poco o ningún propósito en establecer otra lista de deseos de objetivos. Estudio tras estudio ha terminado con tales esfuerzos y ha sido ignorado en gran medida o al presentar objetivos poco realistas o falta de claridad en términos de prioridades. Nadie en ninguna región necesita más declaraciones de objetivos que no puedan combinarse para proporcionar un plan creíble con acciones, recursos, presupuestos, plazos y medidas de efectividad creíbles para implementarlos. Es importante establecer los objetivos correctos para resolver todo el problema, y ​​no solo una pequeña parte de él. También deben mostrar cómo se pueden cumplir realmente utilizando recursos internos y no tanto la ayuda económica y otras intervenciones de los extranjeros, tanto a corto como a largo plazo. En resumen, el objetivo debe ser crear un progreso real y alcanzable donde el gobierno – y de hecho todos los participantes– puedan aceptar la realidad del problema y la credibilidad de la solución.

Sin embargo, no se puede negar que los grandes jugadores del extranjero dan al menos la impresión de que pueden unir a viejos enemigos. Durante su visita a la sede de la Liga Árabe en 2016, el presidente chino, Xi Jinping, propuso la implementación conjunta de la iniciativa “Belt and Road” (literalmente “Cinturón y Carretera”) con los países árabes. Luego, en enero de 2018, el legislador chino Zhang Dejiang se reunió con el presidente del Parlamento árabe Meshal Faham M. Alsulami, y ambas partes acordaron promover un desarrollo profundo de la cooperación estratégica chino-árabe. Fue proclamada como la primera reunión formal entre el Congreso Nacional del Pueblo y el Parlamento Árabe, inaugurando un proceso planificado para “enriquecer” las relaciones chino-árabes. Ahora, la “amistad tradicional” entre China y los países árabes sería la base del respeto mutuo en la esfera política, la cooperación mutuamente beneficiosa, los intercambios culturales y el apoyo mutuo en cuestiones relacionadas con los intereses fundamentales de cada uno. La mutualidad fue la palabra fundamental.

Y no olvidemos que la benevolencia ya se había extendido a la presentación por el Presidente Xi de una nueva propuesta de cuatro puntos sobre el tema palestino en 2017. Se dijo claramente que China estaba dispuesta a mantener la comunicación y coordinación con los países árabes para trabajar con ellos en una solución –una que sería completa, justa y duradera– de la cuestión palestina “en una fecha temprana”. Como respuesta a toda esta demostración desde el Lejano Oriente, de apoyo político y de desarrollo, el Parlamento Árabe se comprometió a impulsar activamente el desarrollo profundo de la cooperación entre China y los países árabes en política, economía y cultura. Veremos que sucede…

*Dr. Stephen Murray Kiernan – Doctor en economía, egresado de las Universidades de Dublín, Cambridge y Cape Town, fue consultor principal de asuntos universitarios en el Banc Mundial, director de la escuela de relaciones internacionales en el Universidad de Estados Unidos (Alliant) y presidente del Consejo de Posgrados en la Universidad Anáhuac del Sur. Centro de Investigaciones en Educación y Negocios Internacionales (CIENI) en el World Trade Center, y el Liceo Mexicano Japonés. Consultor principal en el Banco Mundial por varios años, con experiencia en países en África, Asia y Ámerica Latina. Autor de 11 libros y más de 200 artículos, ha hecho proyectos de desarrollo internacional desde El Salvador hasta Papua en indonesia. Fue editor de la revista de investigación The Anáhuac Journal publicada por la editorial de la Universidad de Oxford.  Organizó 170 eventos culturales en diferentes paises. Secretario de los comités de Recursos Humanos y de Educación de la Cámara de Comercio de EEUU. Miembro de la Academia Nacional de Historia y Geografía y la Legión de Honor Nacional de México, y Fellow del World Affairs Council en Washington. Escribe de manera regular para las revistas “Casa de Tiempo” y “AAPAUNAM”. Escribe ECONOMÍA para La Voz del Árabe / Escribe a: smurrayk@cilatam.com  / www.cilatam.com

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La Voz del Árabe (LVÁ) – ECONOMÍA – Cd. de México, octubre 17 del 2018

1615total visits,4visits today