//EN EL OJO DE LA TORMENTA

EN EL OJO DE LA TORMENTA

Después de la adopción por parte de la Knesset (Parlamento de Israel) de la ley Estado-nación judío, los drusos se sintieron relegados a ciudadanos de segunda clase.

Por: Nouhad Mahmoud*

Al igual  que otras minorías que viven en el Levante, la comunidad drusa en Siria, Israel y el Líbano atraviesa por un momento difícil, de una manera sin precedentes en las últimas décadas. Fueron asesinados en Suweida, en el suroeste de Siria. En Israel, se sienten apuñalados y traicionados por el Estado al que sirvieron con sus vidas, después de la adopción de la ley del Estado-nación judío por parte de la Knesset el mes pasado. En el Líbano están sujetos a presiones para dividir y reducir su representación en el próximo gobierno. De repente se encontraron en el ojo de la tormenta en una región atormentada, donde sobrevivieron tremendas crisis en los últimos dos siglos.

En la madrugada del miércoles 25 de julio, y en un frente de 20 km de extensión, los combatientes del Estado Islámico (EI) lanzaron ataques simultáneos, sorpresivos y brutales contra pueblos y ciudades del distrito de Suweida, poblado por drusos. Los ataques suicidas sometieron a la ciudad misma. Más de 265 personas fueron asesinadas, muchas fueron masacradas en el silencio de la noche. Treinta y seis mujeres y niños fueron secuestrados y llevados a escondites del EI, para intercambiarlos por sus prisioneros capturados por el gobierno sirio. 

Fue el ataque más mortífero en un territorio controlado por el régimen e incitó las sospechas sobre el momento y objetivos. Coincidió con apagones inusuales y se produjo después de las negociaciones entre los líderes de la comunidad drusa y el régimen, con sus partidarios rusos, que terminaron sin acuerdo. El régimen quería que los 53 mil  jóvenes que escaparon del servicio militar obligatorio durante sus siete años de guerra contra el pueblo sirio se unieran al rango de sus fuerzas de una vez, para ser utilizados contra la población sunita en Idlib en su próxima campaña. La historia de los cautelosos drusos no permite semejante error con otras comunidades. Los yihadistas provenían de un área cercana donde fueron expulsados ​​por el régimen en mayo después de su derrota en los suburbios del sur de Damasco. La evidencia de la colusión implícita entre el EI y el régimen sirio a lo largo de la guerra es bien conocida por los observadores.

Acorde a su tradición de ser leales al Estado donde viven, los drusos se integraron e el aparato israelí desde el establecimiento del Estado. Han servido en el ejército y otros servicios de seguridad con distinción. Muchos de ellos perdieron la vida defendiendo a Israel durante sus 70 años de existencia. Después de la adopción por parte de la Knesset de la ley Estado-nación judío, se sintieron traicionados, ofendidos y relegados a ciudadanos de segunda clase. Han sido directos en su oposición a esa ley, llamándola “un puñetazo en el estómago” y una discriminación contra ciudadanos leales que tienen un sincero compromiso patriótico con “su” Estado.

Todos los intentos con el primer ministro Benjamin Netanyahu para enmendar el texto de la ley fallaron. Según Tzipi Livni, la ex ministra de Asuntos Exteriores, ha pedido incluir la línea de la Declaración de Independencia, que garantiza la igualdad a todos los residentes, pero los cálculos políticos de Netanyahu tienen prioridad sobre las consideraciones nacionales. La manifestación liderada por los activistas drusos y sus simpatizantes el 5 de agosto reunió a más de 50 mil manifestantes, sin generar ninguna promesa de enmienda a la nueva ley básica.

La división interna dentro de la comunidad drusa en el Líbano refleja el efecto regional en el pequeño país. Ahora que el régimen sirio está recuperando su autoridad sobre los territorios sirios, se siente envalentonado para ajustar cuentas con sus adversarios en el Líbano. El objetivo es reducir el tamaño de una parte e inflar al cliente opuesto pro-sirio dentro de la comunidad. Eso sería un preludio del retorno de la influencia directa siria en la política libanesa.

La causa drusa es otro fenómeno en el sangriento caos que envuelve al Levante, después del kurdo, yazidí, asirio, alauita y otras causas. Los problemas podrían exacerbarse con el regreso del régimen sirio a las regiones de donde fue expulsado. No se puede esperar magnanimidad de aquellos que continúan matando al pueblo sirio. El régimen revanchista no tiene control sobre sus acciones provocadoras. Los rusos, que desempeñan un papel conciliatorio a nivel diplomático, son tan implacables en el terreno como el régimen en su trato con la población sumisa, o están jugando el mismo juego todo el tiempo.

Los drusos, como otras minorías en la región, dieron su lealtad a sus Estados, pensando que es la forma más segura de garantizar la igualdad y la dignidad en sus países. Ahora todos son víctimas de su ilusión bajo regímenes que no pudieron demostrar ser justos y decentes con todos los componentes de sus sociedades. Prefieren creer que es sólo un episodio en su atormentada historia. 

*Nouhad Mahmoud – fue embajador de Líbano en México entre 1999  y 2011
nouhad47@yahoo.com

Información: Del autor-El Universal (Mx) / Imagen: Pixabay-LVÁ

La Voz del Árabe (LVÁ) – EDITORIAL – Cd. de México, agosto 22 del 2018

500total visits,4visits today