//IRAK: LA MEZQUITA Al ASKARI

IRAK: LA MEZQUITA Al ASKARI

La cúpula cuenta con 72.000 piezas de oro y está rodeada por paredes de porcelanas azules. La cúpula de la mezquita es la característica dominante de la panorámica de Samarra. ¿Por qué la habrán explotado…?

Por: Luis Miguel Cobo

La presente historia es en verdad estremecedora, fuera de cualquier creencia religiosa pensamos que el instructor, el hacedor de lo que se leerá no es nadie nada más que el poderoso sionismo con bandera de barras y estrellas, quienes luchan en luchas siniestras para desaparecer a como dé lugar al islam, de cualquier creencia, no importa cuál, EEUU sionista es quien realiza todo este tiradero de grandes obras de la cultura islámica milenaria, centenaria, es una cultura formada y fuerte en su contenido, ellos no la tienen por eso la quieren acabar, se llama envidia, coraje, ¿qué y cómo y por qué se llama así, lo hacen por qué no tienen una historia creada por ellos mismos con las de dos mil años, lo vimos en la guerra del Golfo, en el saqueo que hicieron al museo de Iraq, en muchas otras por el estilo…

El periodista piensa y lo hace por horas, no cabe en la mente de cualquier ser humano de verdad que se haga tanta guerra, tanta matanza por sólo querer apoderarse de petróleo, agua y demás recursos naturales que ellos no tienen, no les importa deshacer familias enteras porque el odio en ellos lo llevan desde su país, así los enseñan, así los crean como “fuerzas especiales”. Decían en aquella época que no eran ellos, fue Al Qaeda, y volvemos a preguntar, de frente: ¿quién creó Al Qaeda, como hoy a Daesh? Ellos mismos, no cerremos los ojos, se dice también que esta cúpula de la mezquita, de lo que se leerá más adelante, fue explotada por Al Qaeda, era de oro… ¿fue explotada y por Al Qaeda? O bien, como alguien en su momento comentó, en esas pláticas de café en las que todos saben todo, “esa cúpula la quitaron extrayéndola, no explotándola, es obvio, dijo, era de oro…” Y así continuamos viendo la historia en secciones o capítulos que los callan ahora, que parecen ser olvidados, pero no, ahí están registrados en los libros de historia, en los diarios publicados, en los videos hoy publicados en las redes sociales, la historia continúa, sigue su rumbo negativamente en las regiones árabes, musulmanas de todo el mundo, nadie hace nada más que morir…

He aquí el resultado de la misión estadounidense: “acabar con el mundo islámico para obtener lo que les haga falta” nada más… Así el caso de Palestina, de Libia, de Yemen y lo que se sume en Irak, no hay nadie más que se meta ahí que los sionistas estadounidenses y desde luego los ingleses, no faltan, terroristas de primera, con clase idónea que sólo ellos conocen y manejan, los organizadores de todos los rituales guerreros en el mundo son ellos, luego sus primos, todos conocidos por el mundo entero, pero ¿cómo acabar con esto? Nadie podrá hacer nada, el tiempo será el que todo lo cure con sus acciones desconocidas que nadie sabe cómo llegarán, partiendo de la agenda mundial a la que no se le pasa ni olvida un solo minuto, todo se cumple según la han planeado, teorías conspirativas que no se creen pero que se están cumpliendo y llevando a cabo paso por paso…

Aseguran que son peores y más salvajes ellos, los árabes, y si lo son, ¿será porque han sido maltratados desde hace muchos años? ¿Será porque ellos han entrado disforzados de árabes con credenciales de la CIA? ¿Y por qué no incluir en estos conflictos a Irán? Se ha dicho en cientos de artículos de investigaciones que ellos son los que realizan todos los conflictos, basta con leer a Daniel Estulin y sus libros del Nuevo Orden Mundial, se encontrará mucho material de la nueva conspiración que, si no se cree, será que se cumplan una a una tomando su tiempo.

Aquí pues la penosa historia de la Mezquita Al Askari, sucedió en Irak, hace ya más de diez años…

La Mezquita o Santuario Al Askari es uno de los sitios sagrados de la corriente chií del Islam. El santuario está ubicado en la ciudad de Samarra. Es una de las mezquitas más importantes del mundo, construida en el año 944. Los restos del décimo y el undécimo imanes chiíes, Alí Al-Hadi y Hasan Al-Askari, mejor conocidos como los dos Askaris, descansan en el lugar, junto al santuario del duodécimo imán, el imán oculto Muhammad Al-Mahdi. El santuario Al Askari también se conoce como la Tumba o el Mausoleo de los Imanes.

Samarra es una ciudad de Irak emplazada sobre la margen oriental del río Tigris, en la Gobernación de Saladino, a unos 125 km al norte de Bagdad. En 2002 contaba con una población de 201,700 habitantes. En 2007 fue incluida en la Lista del Patrimonio de la Humanidad en peligro de la UNESCO.

El santuario ha sido restaurado y reconstruido muchas veces desde su construcción inicial. La última remodelación se llevó a cabo a finales del Siglo XIX, y la cúpula dorada fue añadida en 1905. La cúpula cuenta con 72.000 piezas de oro y está rodeada por paredes de porcelanas azules. La cúpula de la mezquita es la característica dominante de la panorámica de Samarra con una altura aproximada de 68 metros y un diámetro de 20 metros fue añadida en 1905

El 22 de febrero de 2006 a las 6:55 las explosiones ocurridas en la mezquita destruyeron la cúpula dorada y produjeron severos daños en la estructura de la misma.

El Ministerio del Interior iraquí informó que cuatro hombres vestidos con uniformes militares y tres hombres de negro, el miércoles en la mañana detonaron dos bombas en el interior de la cúpula, derribándola, y también parte del muro norte del edificio.

El Presidente iraquí, Jalal Talabani, denunció una posible conspiración para provocar una guerra civil en su país. A pesar del mensaje del presidente, ningún grupo se ha atribuido el atentado, pero según la agencia AP, los grupos ligados con al-Qaida en Iraq, entre ellos el del jordano Abu Musab al-Zarqawi, podrían estar detrás del atentado.

Luego del suceso, se registraron cerca de 27 ataques contra mezquitas sunnitas, que causaron la muerte de al menos 47 personas, según fuentes policiales. El gobierno iraquí ha hecho un llamamiento a la unidad nacional para evitar que aumente la tensión.

El 13 de junio de 2007 la mezquita sufrió otro atentado…

SAMARRA, DE PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD A PATRIMONIO DEL HORROR – El 17 de Mayo de 2009, Samarra, seis años antes de la invasión de Irak, la ciudad de Samarra, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, era uno de los principales focos turísticos del país. Situada 100 kilómetros al norte de Bagdad, en la provincia de Salahadin, la villa recibía al año tres millones de visitantes atraídos por dos monumentos únicos en el mundo: la Mezquita sagrada de Al Askari, que alberga los restos del décimo y el undécimo imam de la doctrina chií, Ali al Naqi y Hasan al Askari, y el Zigurat (minarete helicoidal) de Al Malwiya, el único resto que se conserva de la gran mezquita del Califa al Mutawakkil, en su día el mayor templo islámico del mundo.

Eran tiempos en los que no se distinguía entre chiíes y suníes, de ahí que esta localidad, puramente suní, fuera una referencia para el chiismo internacional. Hoy en día, Samarra es la sombra de lo que fue. Atravesar la distancia que la separa de Bagdad implica dos horas y media de viaje en los que hay que superar innumerables controles militares, en muchos tramos separados por sólo un kilómetro de distancia. Una vez en la ciudad la presencia del ejército y la policía nacional es masiva, destinada a evitar, en teoría, que Al Qaeda vuelva a hacerse fuerte en este lugar histórico y proteger a los peregrinos chiíes que se atreven a aventurarse en la localidad suní para rezar en la tumba de los dos imames.

El acceso al Zigurat, que se alza sobre el desierto alejado del núcleo urbano, permanece cerrado desde 2005. La torre en espiral, construida en el siglo IX, quedó en posición militar estadounidense en 2004, cuando la insurgencia atrincherada en el interior de la ciudad sumada a Al Qaeda combatía contra los ocupantes, incapaces de tomar el control. “Varios francotiradores estadounidenses se apostaron en lo alto del minarete, y un grupo disparó en respuesta”, se lamenta el presidente del consejo municipal, Omar Mohamed Hassan.

Así fue como los bárbaros, unos y otros, destrozaron parte de la cúpula del minarete, consiguiendo con sus armas lo que el paso de doce siglos no había logrado. Dos años más tarde, en febrero de 2006, otros bárbaros igualmente de uniforme depositaron cargas explosivas en la Mezquita de Al Askari, volando en pedazos su cúpula dorada en un atentado que extendió y radicalizó la guerra civil que despuntaba en Irak. La versión oficial culpó al difuso concepto de la insurgencia, aunque pasaría a la historia como “otro ataque de Al Qaeda en Irak”. En cualquier caso, se acusó así a los suníes del atentado. Pero en Samarra, donde los extremistas wahabies se hicieron fuertes durante cuatro años, existen dudas razonables al respecto.

“Esa bomba no fue puesta por manos iraquíes. Dadas las características del atentado, sólo un Gobierno tiene poder para provocar esa explosión”, explica Hassan. El representante del municipio se refiere a un trabajo de profesionales. Llegaron vestidos con uniformes de la policía iraquí de madrugada, maniataron a los guardias que custodiaban el lugar -hoy en prisión o desaparecidos- y perforaron la base y los pilares de la mezquita en puntos muy concretos, con el objetivo de que las cargas no sólo provocasen daños sino que derribasen por completo la cúpula dorada. En menos de tres horas, el domo dorado había desaparecido en medio de una enorme explosión.

Entonces, algunos informes de Inteligencia manejados por las cancillerías europeas señalaron a que la responsabilidad de un grupo iraquí, o incluso de Al Qaeda, era improbable. Demasiada organización y demasiada eficacia para no provocar ni una sola víctima, cuando todos los ataques extremistas en Irak pretenden diezmar a la secta contraria.

El sheikh Jattar al Samarrai es el imam de la Gran Mezquita, situada al lado de Al Askari. Recuerda perfectamente la tarde anterior al ataque, cuando salió de su templo para regresar a su casa. “Me sorprendió ver que los estadounidenses y la policía iraquí rodeaban las mezquitas, porque nunca se atrevían a entrar en Samarra. Declararon toque de queda, así que tuve que andar para encontrar un taxi que me trajera a casa”, rememora.

“La Policía iraquí y las tropas estadounidenses, que por entonces no se adentraban nunca en la ciudad, habían cercado el día anterior la mezquita”, confirma uno de los doctores del hospital de Samarra, que prefiere no ser identificado. “Ningún grupo insurgente tiene expertos en explosivos de ese calibre”, añade.

El sheikh asiente antes de proseguir. “Antes de aquel atentado, Al Qaeda se paseaba a sus anchas por Samarra sin hacer nada a la mezquita y los estadounidenses nunca venían a detenerlos”, continúa. De ahí que cuando escuchó la explosión que acabó con la grandeza de Al Askari, se convenciera de que había algo raro tras el ataque. “Enseguida comprendí que el propósito era enfrentar a la comunidad chií con la suní”.

Hace dos años, la UNESCO incluyó Samarra en la lista de Patrimonio de la Humanidad en peligro después de que la Mezquita de Al Askari sufriera, en 2007, otro ataque que acabó con sus dos minaretes dorados. El templo sagrado ha sido reconstruido, según se lamentan los vecinos por manos chiíes. Visitarlo es un privilegio sólo reservado para los chiíes. En el caso del zigurat, la policía vigila que nadie se acerque a la torre en espiral. Mucho tendrá que cambiar Irak para que Samarra vuelva a ser el centro turístico mundial que fue.

LA GUERRA SECTARIA DESTRUYE CINCO MEZQUITAS EN IRAK – 14/06/07 – Un ataque contra el mausoleo chií de Samarra desata una ola de venganzas. El primer ministro iraquí acusa a Al Qaeda y a los grupos fieles a Sadam.

Unos desconocidos dinamitaron ayer los dos alminares de la sagrada mezquita chií de Al Askari, en Samarra, feudo suní al norte de Bagdad. El santuario ya fue atacado en el 2006 y desencadenó la guerra que libran extremistas sunís y chiís y que, según la ONU, se ha cobrado más de 35.000 muertos. La respuesta chií se produjo ayer mismo por la tarde y consistió en destruir cuatro mezquitas sunís, tres en el suroeste de Bagdad y otra en Iskandariya, a 60 kilómetros al sur de la capital.

Las fuertes explosiones se registraron a las nueve de la mañana hora local, en un intervalo de siete minutos cada una. Los alminares se derrumbaron como castillos de naipes. “Es un ataque terrorista, el segundo contra este mausoleo. Es una acción terrorista cuya finalidad es hacer estallar la violencia religiosa”, afirmó Saleh al Haidiri, responsable de la fundación que administra las instalaciones religiosas chiís. Todo apunta a que en la acción participaron algunos vigilantes de seguridad del recinto, ya que al menos 15 de ellos fueron detenidos.

El Gobierno impuso el toque de queda indefinido en Samarra y en Bagdad, a partir de las tres de la tarde. En un mensaje emitido por la televisión estatal, el primer ministro iraquí, el chií Nuri al Maliki, acusó a los terroristas de Al Qaeda y a los grupos armados fieles a Sadam Husein, el exdictador ejecutado, de estar detrás del ataque.

LUGAR SAGRADO – El santuario de Samarra es uno de los cuatro lugares más venerados por la comunidad chií. El 22 de febrero del año pasado, en un atentado similar, una fuerte explosión hizo añicos la cúpula dorada de la mezquita. Ahora, ante el temor a una nueva ola de violencia, tanto el Gobierno como el principal líder espiritual chií, el ayatolá Alí Sistani, hicieron ayer un llamamiento a la calma y pidieron a la población que no caiga en la provocación y evite actos de venganza. Los 30 diputados fieles al clérigo radical chií Moktada al Sadr, que acusó a EEUU del atentado, abandonaron sus escaños en la Asamblea Nacional.

Para más información entregamos estas ligas de video que llevan, según pudimos ver, lo más cercano a la verdad de la presente historia y mucho más…

¿POR QUÉ EEUU INTERVINO EN IRAK Y LIBIA Y SE PREPARA PARA HACERLO EN SIRIA E IRÁN? 

RESTORATION OF SAMARA’ AL ASKARI SHRINE

IRAK AL DESCUBIERTO 1 DE 2

IRAK AL DESCUBIERTO 2 DE 2

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Información: IslamHistory – Agencias / Imágenes: Reuters – Pixabay – Agencias

La Voz del Árabe (LVÁ) – EDITORIALES – Cd. de México, mayo 25 del 2018

1779total visits,2visits today