//IRAK, RESULTADO DE LEGISLATIVAS, PRESENCIA DE EEUU

IRAK, RESULTADO DE LEGISLATIVAS, PRESENCIA DE EEUU

En Irak, el resultado de las legislativas cuestiona la presencia de Estados Unidos

 Por Thierry Meyssan*

 Desde el principio de la invasión estadounidense, hace 15 años, Irak nunca ha vuelto a vivir en paz. Eso ha llevado a los electores iraquíes a perder la confianza en las instituciones políticas instauradas. En todo caso, los electores que se tomaron el trabajo de ir a votar en las elecciones legislativas del 12 de mayo de 2018 optaron por los candidatos de las formaciones contrarias a la ocupación estadounidense, castigando así con su voto a la formación del primer ministro Haider al-Abadi. ¿Logrará Estados Unidos mantener el desorden? ¿O tendrá realmente que llevarse sus tropas?

El 12 de mayo hubo elecciones legislativas en Irak. La consulta debía consolidar la Alianza de la Victoria del primer ministro Hader al-Abadi, o sea la repartición del país entre Estados Unidos e Irán. Pero sucedió algo muy diferente. Resultaron ganadoras la «Alianza de los Revolucionarios Por la Reforma» y la «Alianza de la Conquista», dos coaliciones contrarias a la presencia estadounidense en Irak.

Es posible que los iraquíes que votaron lo hayan hecho bajo la influencia del anuncio, el día mismo del voto, de la salida de Estados Unidos del acuerdo sobre el programa nuclear iraní, conocido como “5+1” o JCPOA. En todo caso, lo cierto es que sólo un tercio de los electores iraquíes acudió a las urnas y los que lo hicieron votaron masivamente contra Estados Unidos.

Observemos de paso que el pacto de no agresión entre Estados Unidos e Irán [1] que Donald Trump decide abandonar se aplicaba no sólo a Irak sino también al Líbano, lo cual explica la falta de reacción de Washington ante la elección de Michel Aoun –en 2016– como presidente de la República Libanesa.

Luego de un silencio inicial, numerosos ex diputados iraquíes emitieron denuncias de fraude y exigieron la anulación de la elección. Al principio sólo fueron impugnaciones de los resultados en ciertas circunscripciones pero ahora están exigiendo que se repita la elección en todo el país.

Sorprendiendo a todos, el líder de la Alianza de los Revolucionarios Por la Reforma (que recogió la mayor cantidad de sufragios), Moqtada al-Sadr, ha declarado que no tiene nada que objetar a los reclamos de repetición de la elección. O sea, según él, aunque se haya producido algún tipo de fraude en algunos lugares en particular, estos sólo tuvieron como consecuencia la eliminación de alguna personalidad en particular pero no modificaron la estructura de la tendencia expresada por los electores, que es el incremento del rechazo a la presencia estadounidense.

El programa del religioso chiita Moqtada al-Sadr es extremadamente fácil de entender: poner fin a toda presencia extranjera en Irak –exceptuando la representación diplomática–, sea estadounidense, turca o iraní. Sin entrar a analizar lo que pasará con las tropas turcas ilegalmente estacionadas en Bachiqa y sabiendo que los iraníes no necesitan enviar tropas a Irak para estar representados en ese país, el mensaje de Moqtada al-Sadr se dirige prioritariamente a los 100 000 estadounidenses aún presentes en suelo iraquí. La quinta parte de esos estadounidenses son soldados.

El otro mensaje de Moqtada al-Sadr –con apoyo del Partido Comunista– es el fin del sectarismo. Los iraquíes parecen haber entendido que, ya sin un régimen despótico como el de Saddam Hussein, sólo la unión nacional permite defender el país. Es por eso que, antes de la elección legislativa, Moqtada al-Sadr se volvió hacia Arabia Saudita y las demás potencias sunitas del Golfo Pérsico. Al-Sadr se define como nacionalista en el sentido del baasismo original, o sea no como un nacionalista iraquí sino como nacionalista árabe.

Esto explica por qué los electores no apoyaron masivamente la Alianza de la Victoria del primer ministro. Invocando su victoria sobre el Emirato Islámico (Daesh), Haider al-Abadi rechazaba a los ex baasistas que, por defecto, habían apoyado a ese grupo terrorista [2].

La propaganda de la administración Bush había asimilado los baasistas de Saddam Hussein a los nazis. Washington había calificado el Baas iraquí de «organización criminal» e incluso prohibió a sus miembros toda actividad política. Quince años más tarde esa decisión sigue siendo la principal causa de los desórdenes que agitan el país. A ese factor se agrega la Constitución sectaria redactada para Irak por el israelo-estadounidense Noah Feltman e impuesta por el Pentágono, una Constitución que pone permanentemente a los iraquíes ante el espectro de la división del país en 3 Estados separados (chiita, sunnita y kurdo). Lo cierto es que ha quedado atrás la época en que la CIA podía organizar en secreto la guerra civil para enemistar a los iraquíes entre sí y convertir así la cólera de la población contra los ocupantes en enfrentamientos de carácter confesional.

En Irán, los partidarios del presidente Hassan Rohani han decidido interpretar el resultado de la elección legislativa iraquí como una erupción populista contra la corrupción mientras que los seguidores de los Guardianes de la Revolución destacan el carácter unificador de la Alianza de Moqtada al-Sadr.

Si Irán tratara de imponer su voluntad a los iraquíes, estos también lo rechazarían. Aunque actúa discretamente para unir los opositores a Moqtada al-Sadr, Teherán nada dice públicamente. Y es evidente que los acontecimientos están siéndole favorables. Es verdad que Estados Unidos acaba de abandonar el acuerdo con Irán, pero la potencia estadounidense debería acabar perdiendo su influencia en Irak y su capacidad para actuar desde el suelo iraquí tanto en Siria como en Turquía.

Turquía también guarda silencio. ¿Por qué? Porque Moqtada al-Sadr tendrá que dedicar mucho tiempo y energía ante Estados Unidos y no podrá ocuparse simultáneamente de expulsar las tropas turcas, que son en definitiva mucho menos numerosas. Todavía no ha llegado el momento en que tendrá que asumir posiciones ante los problemas regionales y la rivalidad entre Irán y Arabia Saudita.

[1] Estados Unidos e Irán concluyeron un acuerdo bilateral secreto paralelo en el momento de la firma del JCPOA. Ese acuerdo secreto entre Estados Unidos y la República Islámica instituye al parecer una especie de pacto de no agresión en el Medio Oriente. [2] En su lucha contra el Baas sirio, el Baas iraquí apoyó el intento de golpe de Estado de la Hermandad Musulmana contra el presidente sirio Hafez al-Assad, en 1982. Rompiendo con el laicismo original del Baas, Saddam Hussein promovió el «Regreso a la Fe». Siguiendo esa política, eliminó de la bandera de Irak las tres estrellas que habían significado sucesivamente la unión de ese país con Siria y Egipto y la divisa «Unidad, Libertad, Socialismo», reemplazándolas en 2008 con la divisa «Allahu Akbar». Durante la invasión estadounidense, los miembros del Baas iraquí se replegaron hacia la cofradía sufista de los Naqchbandis, que tenía como Gran Maestro al ex vicepresidente Ezzat Ibrahim Al-Douri y en 2014 se unieron a Daesh.

*Thierry Meyssan – Intelectual francés, presidente-fundador de la Red Voltaire y de la conferencia Axis for Peace. Sus análisis sobre política exterior se publican en la prensa árabe, latinoamericana y rusa. Última obra publicada en español: “De la impostura del 11 de septiembre a Donald Trump. Ante nuestros ojos la gran farsa de las “primaveras árabes” (2017).

 Información- Con autorización de: Red Voltaire-Damasco-Siria / Imagen: Líder nacionalista iraquí Moqtada al-Sadr (AP)

La Voz del Árabe (LVÁ) – EDITORIAL – Cd. de México, junio 4 del 2018

337total visits,2visits today