//ISRAEL: EL LADO OSCURO DE LA ONU

ISRAEL: EL LADO OSCURO DE LA ONU

El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, junto con la complicidad de los hipócritas países que conforman esta farsa, siguen sin actuar en contra de este cáncer depredador sin límites llamado “sionismo”.

Por: Mauricio Saraya Ley*

Lo más atroz del comportamiento de la gente mala es el silencio de la gente buena, una máxima que siempre deberíamos recordar cuándo nos auto calificamos presuntuosamente seres humanos.

La codicia, uno de los siete pecados capitales que han envenenado el alma de todas las razas, es una característica de la condición humana que lejos de ser reprimida y evitada, por ser un sentimiento que no puede conducir a nada bueno, es ahora en nuestros días la punta de lanza que mueve a la gran mayoría de las naciones en su manera de actuar, la cual contrasta radicalmente con lo que pregonan.

Los países árabes, como hermandad, me parecen un ejemplo superlativo de la tesis que en este artículo se sostiene, pues su limitado compromiso para apoyar a su más victimizado hermano, Palestina, a mi muy particular punto de vista me parece precario y vergonzoso, pues no he asistido jamás a reunión de paisanos alguna en la que no presuman que la lealtad entre hermanos es el valor supremo de cada pueblo. “Mucho ruido y pocas nueces” como diría uno de mis abuelos.

A estas alturas de mi vida no es que me sorprenda la falta de verdadera solidaridad de un mismo pueblo para con sus hermanos, y por ende mucho menos sorprende que las instituciones edificadas para fungir como fachadas de las más atroces injusticias tales como el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, junto con la complicidad de los hipócritas países que conforman esta farsa, sigan sin actuar en contra de este cáncer depredador sin límites llamado sionismo.

¿Algún día entenderemos el valor la la justicia, aunque sea poco conveniente para nuestros intereses personales? Como último comentario antes de entrar de lleno a tan  interesante artículo, dejo al amable lector considerar otra máxima que siempre deberíamos recordar: si no somos parte de la solución, somos parte del problema

ISRAEL, EL LADO OSCURO DE LA ONU, ORGANIZADO CON ANTERIORIDAD

Palestina Libre – Ramón Pedregal Casanova / La creación de la Organización de las Naciones Unidas tenía la finalidad de procurar la paz y establecer leyes basadas en el entendimiento y en el respeto. Pero crearían un problema que ha ido creciendo hasta situarlo en la noche más oscura de la colonización: Palestina no fue tratada en el marco de igualdad que se trazaba, las potencias la reservaban para establecer sobre sus cimientos el edificio de una nueva colonización, por lo que debía servir de alimento al germen de un ente agresivo, de conquista y exterminio, de egocentrismo teológico y descendencia divina, racista hasta dejar pequeña la denominada “limpieza étnicay clasista. Ese era el principio de un mundo que se disponía en el lado oscuro de la organización naciente, de propósitos pacíficos, para sobrepasar los acuerdos tomados.  

En 1948 el 85% de la población palestina fue expulsada de su tierra a otros países por esa fuerza letal preparada por Inglaterra como potencia colonial sobre Palestina. El proyecto estaba oculto esperando su momento, y así permaneció en los primeros años del siglo XX aunque había sido denunciada por la revolución soviética triunfante. El monstruo creado por el gran capital iba a dar continuidad al robo de las materias primas con las que el viejo poder había vivido. Las guerras de liberación nacional dejaban inerme a ese poder decadente, que a su vez buscaba una vuelta atrás, aquel lugar político alto, de dominación, con el que más adelante pudiese sobrevivir.

La expulsión del pueblo palestino de su propia tierra pronto se vió reforzada con la legislación creada por el ente israelí: la nueva potencia colonial prohibía la vuelta de los refugiados. Y empezó una carrera por hacer llegar a Palestina una emigración de raza y creencia judía venida desde todo el mundo, la financiación la garantizaba el Banco Mundial Judío, de carácter sionista, y su gobierno sobre tierra de Palestina que hasta hoy incentiva los asentamientos, desoyendo las Resoluciones del Consejo de Seguridad, 9 hasta el 2011, que los declaran como Violaciones del Derecho Internacional Humanitario; otras 17 resoluciones manifestándose en contra y condenando la anexión de Jerusalén; y otras 26 Resoluciones para que se aplique el Cuarto Convenio de Ginebra en el que se declara los asentamientos como crímenes de guerra.

No hay tribunal en el mundo que no haya condenado a Israel, pero Israel desobedece todos los mandatos, y sin embargo ninguna potencia bloquea al ente colonialista, ninguna potencia le impone sanciones, ninguna potencia rompe relaciones… de tales sitios vienen sus raíces. Las Naciones Unidas, el Consejo de Seguridad, las Cuatro Convenciones de Ginebra, la Comisión del Derecho Internacional, la Corte Internacional de Justicia… condenan, no hay parangón en el mundo. Pero Israel no sufre más consecuencias que las que se deducen de la protesta de las organizaciones defensoras de los Derechos Humanos, organizaciones solidarias con los derechos de todos los pueblos a su independencia. Son las instituciones gobernantes en cada país las que permiten que Israel siga con su tarea recolonizadora, son esas instituciones gobernantes hoy las que firman Resoluciones, y después se cruzan de brazos, desde 1948. El mundo entero está al tanto, en los ojos de todos los gobiernos y los pueblos permanece desde hace muchos años la crueldad de Israel con Gaza, población que el colonialista mantiene aislada del mundo hasta impedir que le lleguen alimentos, agua, medicinas, … sometida a las mayores atrocidades guerreras porque Israel prueba sobre ella sus armamentos que luego vende a otros gobiernos. También está en la retina del mundo lo que el ejército colonial hace dividiendo el escaso territorio en que habita el pueblo palestino, Jerusalén Este y Cisjordania, encerrándolo en pequeñas poblaciones, islas rodeadas de colonos, muros y controles militares, gobernadas con el mando militar y leyes racistas: detenciones, encarcelamiento, tortura y muerte, todo eso se permiten los colonos y su ejército regular: el símbolo de nuestros días es Muhammad al-Qiq, 94 días matándole con hambre y no hay un gobierno europeo, estadounidense, o de otra dimensión capitalista que alce su voz contra ese crimen.

EEUU, la Comunidad Europea, … tienen establecidos acuerdos de libre comercio, acuerdos de cooperación militar, acuerdos financieros, incumpliendo la legalidad internacional: ¿hasta cuándo?

*MAURICIO SARAYA LEY – Creador de conceptos publicitarios recibió premios: “El Heraldo”, “La Letra Impresa” y “Premio Nacional Rincón Gallardo”. Más de veinte años en área creativa y dirección de arte. Escribió varios ensayos. En 2003 publica novela de suspenso “Efervescencia”. Ha escrito guiones para TV. Se han hecho adaptaciones de sus cuentos para cortometrajes. En “Ruido”, su cuarto libro, novela de denuncias con propuesta filosófica. Ha escrito variados e interesantes artículos de fondo para La Voz del Árabe desde su fundación.

Imagen: LVÁ-Pixabay

La Voz del Árabe (LVÁ) – EDITORIAL – Cd. de México, febrero 4 del 2019

476total visits,4visits today