/LA DISCRIMINACION CONTRA LOS ARABES EN ISRAEL

LA DISCRIMINACION CONTRA LOS ARABES EN ISRAEL

Más de la mitad de los judíos en el mundo -aproximadamente 13 millones- no hablan hebreo. Es sorprendente que los árabes (palestinos de 1948 y 1967 y los sirios del Golán en 1973) constituyen hoy un notable porcentaje de hablantes de hebreo.

Por: Shehadeh Haseeb*

La Voz del Árabe Se enorgullece de publicar  en exclusiva el presente artículo enviado por el reconocido catedrático, Sr. Shehadeh Haseeb, a quien agradecemos su valiosa colaboración. De igual manera LVÁ agradece a la periodista y amiga Ana Dalal de Gyvès Nazará, quien tuvo la deferencia para con esta publicación con el envío de dicho ensayo. La Voz del Árabe se enorgullece por contar con dichos personajes como así con todas las plumas que hacen posible la creación y producción de esta revista. Gracias…

LA DISCRIMINACION CONTRA LOS ARABES EN ISRAEL: El árabe es una lengua semítica hablada en una gran cantidad de dialectos por aproximadamente 400 millones de hablantes. Por otra parte, el lenguaje se ha arabizado a través de una vasta área que se extiende desde el Golfo Pérsico en el este hasta el Océano Atlántico en el oeste, además de ser hablado por millones de personas que viven en la diáspora.

Es uno de los seis idiomas oficiales de las Naciones Unidas; la lengua oficial en todos los países árabes y cooficial en el Chad, Comoras, Djibouti, Eritrea, Israel, Malí, Senegal y Somalia, así como en la Organización de la Conferencia Islámica y la Unión Africana. A partir de la segunda mitad del siglo VIII hasta finales del siglo XI, el árabe era el idioma científico de la humanidad. Junto con un gran cuerpo de la ciencia en el mundo, la literatura y la historia también se conservan en este idioma.

En Palestina el árabe era la lengua dominante a partir del año 634 y continuando hasta 1948. En algunos periodos, como durante el largo dominio otomano 1519 – 1917, el lenguaje del gobierno era turco, mientras el árabe hablado era la lengua vernácula. Al mismo tiempo, varios idiomas europeos, como el francés, alemán, griego, italiano y ruso, se utilizaron en Palestina por razones religiosas, especialmente en las grandes ciudades como Jerusalén, Haifa, Belén, Nazaret.

El hebreo, por su parte, fue una lengua literaria y litúrgica por un poco más de diecisiete siglos y fue ‘resucitado’ como habla vernácula hacia el final del siglo XIX en Palestina por un grupo de académicos y nacionalistas de los cuales Eliezer Ben -Yehuda (1858-1922) fue el más famoso. La aparición de una nueva lengua vernácula sobre la base de las antiguas lenguas escritas, el hebreo bíblico y hebreo de la Mishná, fue un fenómeno único. Los judíos han hablado y escrito en árabe, el llamado judeo-árabe, desde hace más de 1.200 años. 

En 1948 el hebreo se convirtió de repente en el idioma principal de la inmensa mayoría de los judíos en el Estado de reciente creación de Israel. Para los ultra ortodoxos judíos, el yiddish (idioma internacional de los Judíos de Europa Central y Oriental y sus descendientes) les sirvió tanto en el habla como en la escritura. Desde su creación, Israel ha sido un Estado-nación étnica en el que se utiliza una variedad de idiomas. En la declaración de independencia de 1948 se afirma entre otras cosas que Israel “estará basado en los preceptos de libertad, justicia y paz, enseñado por los profetas hebreos; respetará la igualdad social y política de todos sus ciudadanos, sin distinción de raza, credo o sexo; garantizará la plena libertad de conciencia, culto, educación y cultura”.

Más de la mitad de los judíos en el mundo -aproximadamente 13 millones- no hablan hebreo. Es sorprendente que los árabes (palestinos de 1948 y 1967 y los sirios del Golán en 1973) constituyen hoy un notable porcentaje de hablantes de hebreo. Varias docenas de lenguas se hablan en Israel debido al hecho que es el destino de inmigrantes judíos de todo el mundo.

La política lingüística en el Estado de Israel es compleja y expresada en más de una ley. De acuerdo con el artículo 82 promulgado en el año 1922 por el Consejo Privado del Mandato Británico en Palestina, había tres lenguas oficiales: inglés, árabe y hebreo, con el inglés como prioridad legal. Esta prioridad  y el estatus del inglés se cancelaron en 1948, en el artículo 15b. Hoy el árabe tiene una posición única en Israel: en derecho es la segunda lengua oficial, pero de facto es marginal. 

En la realidad el hebreo moderno ha sido la única lengua oficial y la lengua dominante en Israel desde 1948. El punto de vista común en Israel sostiene que el mantenimiento de otros idiomas debilita la identidad nacional de los judíos, y por lo tanto existe la necesidad de enseñar simplemente hebreo e inglés en las escuelas. En el verano de 2008 miembros judíos de la extrema derecha del Knesset no pudieron despojar al árabe de su condición de lengua oficial en Israel. En la década de 1950 fallaron todos los intentos judíos para convencer a los árabes en Israel para escribir su literatura en hebreo, para aprender solamente hebreo o escribir árabe en caracteres hebreos.

Una de las características más destacadas de la población de Israel es su gran diversidad. Además de los dos principales grupos nacionales, judíos y árabes, hay pequeños grupos religiosos étnicos como los circasianos, los samaritanos, los filipinos, y alemán El beit. Desde 1948, la población ha aumentado casi diez veces. El número de árabes palestinos que viven en Israel se estima en 1,5 millones (antes de la guerra de 1948 fue de 1,2 millones) de una población total en Israel de aproximadamente 8 millones. 

La inmensa mayoría de ellos se identifica como palestino por nacionalidad e israelí por la ciudadanía; sin embargo, la mayor parte de esta minoría indígena preferiría mantener la ciudadanía israelí en lugar de convertirse en ciudadanos de un futuro Estado palestino. Su posición económica y social es desesperada por la política israelí de confiscación de tierras árabes y la contratación de  trabajadores en la industria y la agricultura propiedad de judíos. Por otra parte, la definición misma de Israel como patria para el pueblo judío no otorga ninguna ventaja a la lengua y la cultura árabe. Desde el punto de vista de un árabe palestino, Israel ha conquistado su tierra, su memoria colectiva y su lenguaje. 

Los árabes en Israel viven en tres áreas, el triángulo en el centro del país, los distritos de Galilea y Haifa en el norte y el Negev, en el sur;  90% viven en aldeas y el resto en pueblos y ciudades mixtas. Como regla general, los árabes en Israel viven por separado en las ciudades mixtas y un alto porcentaje de estudiantes árabes prefieren asistir a escuelas judías en el que el hebreo es el idioma dominante. 

La mayoría de los jóvenes y adolescentes árabes en Israel es bilingüe en árabe y hebreo palestino israelí. Sin embargo, un gran número de ellos están lejos de ser hablantes nativos de hebreo, ya sea israelí o árabe literario. Loa árabes palestinos siempre han estado bajo la dominación extranjera. Casi la mitad de ellos, más de 6 millones, viven fuera de la Palestina histórica. Lingüísticamente, la sección palestino-israelí tiene tres idiomas además del árabe hablado: árabe literario, el hebreo y el inglés. En algunas escuelas privadas pueden añadir el francés.

La minoría árabe en Israel no es reconocida por Israel como una minoría nacional, sino como musulmanes, cristianos y drusos o simplemente, como los no-judíos. No es raro encontrar a los árabes que toman nombres hebreos con el fin de facilitar su vida y obra en un ambiente judío. Los ciudadanos árabes de Israel constituyen el 52% de la población en el distrito norte, y alrededor del 50% de ellos viven en 114 localidades diferentes en todo Israel. Representan el 20% de la población actual de Israel, y su proporción va en aumento. Vale mencionar que ni un solo nuevo asentamiento árabe ha sido establecido desde la creación de Israel.

La población árabe en Israel entera estaría en peligro real de ser transferido como el historiador israelí Benny Morris escribe: ” Los árabes israelíes son una bomba de tiempo. Su caída en una completa palestinización los ha convertido en un emisario del enemigo que está entre nosotros. Son una potencial quinta columna. En términos demográficos y de seguridad son susceptibles de socavar el Estado. Así que si Israel se vuelve a encontrar en una situación de amenaza existencial, como en 1948, puede ser obligado a actuar como lo hizo entonces. Si somos atacados por Egipto (después de una revolución islamista en El Cairo) y por Siria, y los misiles químicos y biológicos slam en nuestras ciudades, y al mismo tiempo los palestinos israelíes nos atacan desde atrás, puedo ver una situación de expulsión. Podría ocurrir. Si la amenaza a Israel es existencial, la expulsión será justificada”. Tzipi Livni, anterior líder del Partido Kadima, declaró que no hay lugar para los árabes israelíes desde el establecimiento de Palestina.

El término ”bomba demográfica” en referencia a los árabes de Israel fue utilizado por Benjamin Netanyahu en 2003. Avigdor Lieberman es uno de los principales partidarios de la transferencia de los árabes, de aproximadamente medio millón de personas, como las poblaciones de Tayybe, Umm al-Fahm, Baqa al-Gharbiyya. Otro medio millón debe declarar su lealtad al sionismo; si niegan a hacerlo, serían despojados del derecho a voto.

Aprender hebreo es obligatorio en escuelas árabes israelíes, pero sólo en unas cuantas a partir del tercer grado se enseña árabe como materia optativa. Por regla general, casi todos los judíos israelíes que estudian árabe después de graduarse obtienen buenos empleos en el Ministerio de Asuntos Exteriores, inteligencia y las Fuerzas de Defensa de Israel. Los judíos enseñan el árabe en Israel sobre la base de «conozca a su enemigo», con miras a derrotarlo, en lugar de intentar conocerlo mejor o beneficiarse de su cultura y patrimonio, a fin de coexistir con el respeto mutuo. He aquí un ejemplo expresado por un judío de Israel sobre el aprendizaje del árabe: «Es una necesidad militar saber lengua árabe».

El árabe ha sido enseñado en Israel como cualquier otra lengua extranjera -como un medio de comunicación y no como un medio de expresión- de la identidad nacional. Casi todos los aspectos de la vida en Israel contribuyen al proceso de hebraización y la israelización de la minoría nacional árabe. El 80% de los israelíes judíos adultos no saben árabe en absoluto, sin embargo, 16 por ciento de ellos son originarios de  países árabes y su lengua materna era el árabe. En contraste, menos del 15% de los árabes en Israel no dominan el hebreo. 

El árabe en Israel está inmerso en una realidad complicada; la lengua dominante en el Medio Oriente, se enseña como un lenguaje de la guerra, no como una herramienta para la paz, y esta actitud no es el resultado de una posición política o gubernamental, pero es principalmente un reflejo de la situación social y emocional. Está claro que la sociedad judía israelí etnocéntrica se siente intimidada por la propia existencia de los árabes, su lengua y su cultura.

Otro ejemplo puede ser útil en este contexto. Después de terminar mis estudios de Maestría en Lengua Hebrea en la Universidad Hebrea de Jerusalén en 1967, solicité un empleo de enseñanza en la escuela secundaria de mi pueblo, Kufur Yasif, en el oeste de Galilea. La escuela necesitaba nuevos maestros calificados, así que escribí una breve carta preguntando por este trabajo y la entregué personalmente a quien estaba a cargo del Ministerio de Educación Árabe, en la calle de los Profetas, en Jerusalén. Quedé atónito al escuchar que mi solicitud fue rechazada de inmediato por haber sido escrita en árabe y haber puesto en el encabezado la palabra Al-Quds (en árabe de Jerusalén). Mi respuesta fue la siguiente: «¿No que el árabe es un idioma oficial?»

A la luz de una encuesta realizada en 2007 por el Instituto Israelí para la Democracia, el 50% de la sociedad judía se asusta y se pone ansiosa al escuchar el árabe en lugares públicos. Considera a los hablantes de árabe como enemigos. La posición pública de la lengua árabe, la lengua materna de la minoría árabe en Israel heterogénea, es marginal. Árabes hablantes de árabe son considerados el enemigo. El hebreo moderno en su renacimiento también se basó en el árabe, y su argot ha tomado más de mil palabras árabes.

Lo mismo se puede decir respecto a la enseñanza del árabe en Estados Unidos después de los atentados del 11 de septiembre de 2001. Este país está invirtiendo grandes cantidades de dinero para inculcar un buen dominio verbal del árabe a los estadounidenses. Por desgracia su interés en impartir conocimientos prácticos sobre esta lengua no ha sido acorde con la política de contratar nuevos profesores de árabe y de estudios islámicos. En consecuencia, es natural que contraten profesores cuya reputación podrá ser buena en sus países, pero con un pobre conocimiento de la lengua árabe.

A lo largo de la historia ha habido varios intentos por instaurar el hebreo como el único idioma oficial en Israel, y el inglés, el árabe y el ruso como no oficiales o secundarios. No todos los lectores saben que el árabe predominó en Palestina desde el año 634 hasta 1948. Por otro lado, el hebreo fue sólo lengua escrita durante diecisiete siglos y ha sido «revivida» como lengua vernácula hasta el final del siglo XIX en Palestina, por un grupo de académicos nacionalistas, entre los cuales se encuentra el más notable de ellos, Eliezer Ben Yehuda (1858- 1922).

Esta propuesta, al igual que muchas de las leyes de discriminación contra la minoría árabe en Israel nacional refleja la línea principal de la ideología sionista, que afirma que Israel es “judío” y por lo tanto el árabe, el testigo principal de la identidad árabe, la dignidad, y un espejo de la cultura, no debería disfrutar de ningún estatus oficial. El lenguaje es un tipo de comportamiento cultural y encarna una filosofía de vida específica.

Hay una discriminación sistemática y oficial contra los árabes en Israel que viven en el extrañamiento, la desilusión y alienación para que puedan seguir siendo un elemento marginal de la sociedad israelí, que es segmentado. En consecuencia, eliminar el árabe como lengua oficial en Israel significa, entre otras cosas, ignorar la existencia de los hablantes nativos de esta lengua nacional que se quedaron en su tierra natal después de la Nakba en 1948. 

La relación de los árabes en Israel al Estado de Israel es, por regla general, cargada de tensión, la amargura y la desconfianza. ” Mi estado está en guerra con mi nación ” es el sentimiento expresado por una figura pública árabe en Israel, que resume todo el conflicto. Parece ser que el título Ausentes presentes dada por David Grossman a una de sus obras es cercana a la situación real de los árabes en Israel. El estado de alienación ha dado lugar a tensiones entre judíos y árabes en Israel y en los enfrentamientos, como los acontecimientos de octubre de 2010.

Es evidente para cualquier persona familiarizada con la situación actual en Israel que el árabe es ampliamente marginado e ignorada por las autoridades, una actitud que se refleja en el tratamiento oficial, placas de calle, pasaportes, nombres de calles y pueblos (que a menudo son erróneas), medios de comunicación, correspondencia oficial y sitios electrónicos. El árabe es la lengua de los débiles, no existe fuera de la comunidad de habla árabe. No se utiliza en los tribunales, los departamentos gubernamentales y foros públicos. Los directores de la radio hebrea israelí tienen una política clara de evitar cualquier palabra árabe como Intifada. Sin embargo, las palabras árabes se pueden encontrar en los sellos, billetes, tarjetas de identidad y boletas de votación, aunque las cifras árabes no se encuentran en los sellos o billetes. El árabe se escucha en las emisiones de radio israelíes hasta la medianoche y en la radiodifusión de televisión durante varias horas del día, y esta manifestación de la lengua árabe se ve influida por el hebreo. Hay varios sitios gubernamentales israelíes que no cuentan con una sola palabra en árabe, entre ellos el Ministerio de Hacienda, el Ministerio del Interior, Ministerio de Bienestar Social y Servicios Sociales, el Ministerio de Salud, el Ministerio de las Religiones, el Ministerio de Comunicaciones , el Ministerio de Agricultura y así sucesivamente. El árabe casi no existe en la arena pública israelí.

No hay una sola universidad en Israel en el que los estudiantes árabes pueden estudiar la lengua árabe, la literatura y la cultura en árabe. El árabe se enseña utilizando hebreo, por profesores judíos y árabes por igual. Esta enseñanza se describe mejor como estar a punto árabe en lugar de ser en sí árabe. No hay ninguna universidad árabe en Israel a pesar de que la exigencia para el establecimiento de tal institución se remonta a la década de 1920. La falta de una universidad obliga a miles de estudiantes árabes a asistir a las universidades jordanas. La Universidad Hebrea de Jerusalén, por ejemplo, se estableció el 1 de abril 1925, cuando el número de la población judía en Palestina sólo era de 100.000.

Es un secreto a voces que los logros de los estudiantes se ven afectados negativamente por el uso de un idioma extranjero (como en este caso el hebreo sería para estudiantes árabes). El desconocimiento del árabe como lengua nacional y la vida de las universidades israelíes no aumentan el respeto por ella, ya sea política, social o culturalmente. La principal actividad llevada a cabo en los departamentos de árabe en las universidades israelíes es la traducción, y en gran parte del árabe al hebreo, y no viceversa. Hace algunas décadas muchos estudiantes que se refiere a los departamentos de árabe como ” departamentos de traducción ”. Es común encontrar que la mayoría de los profesores judíos de lengua hebrea y la literatura en Israel no tienen ningún conocimiento profundo de la lengua árabe, que sin embargo es una de las lenguas semíticas que pueden arrojar luz significativa en varios aspectos de hebreo.

No es de extrañar que el nivel de los estudiantes árabes en su idioma nacional es insatisfactorio y que el árabe tiene poco prestigio en comparación con el hebreo y el inglés. Un profundo conocimiento del hebreo es un requisito previo para la obtención de buenos puestos de trabajo y para ir ascendiendo. El  hebreo es considerado un medio de modernización y es mucho más fácil de dominar que el árabe literario, que no es la lengua materna de nadie. Por otra parte, el hebreo sirve como una ventana a la cultura occidental por los árabes en Israel. El inglés es esencial en cualquier campo de la educación superior. En consecuencia, la mayoría de los jóvenes árabes se sienten inferiores de cara a la cultura de los demás. Este estado de cosas deja al árabe semi-literario, la llamada culta árabe (lughatu baina baño), para las escuelas secundarias y colegios en el sector árabe y predicadores en mezquitas e iglesias. También hay que destacar la hecho de que sólo un pequeño número de estudiantes árabes en las escuelas secundarias toman los exámenes finales a nivel de matrícula -Unidad de cuatro o cinco en árabe. La mayoría de los estudiantes están satisfechos con tres unidades solamente.

Como regla general, se habla el árabe se utiliza en el país y entre los árabes en sus pueblos y ciudades. No es raro encontrar familias árabes que utilizan el hebreo como en casa; los profesores de matemáticas y física en las escuelas secundarias a menudo usan el hebreo. Los libros de texto de tales temas son generalmente en hebreo o mal prestados del hebreo al árabe. El hebreo es a menudo presente en las conversaciones mantenidas por los abogados árabes, técnicos y médicos entre sí. Brevemente escuchar conversaciones en Israel de voz en la radio árabe o Ashams (con operación independiente desde 2003 en Nazaret, Galilea) es suficiente para demostrar el grado en que el hebreo ha invadido árabe hablado. Estas situaciones pueden ser los primeros pasos hacia una posible extinción del árabe en Israel. El anuncio de la extinción de árabe hablado en Israel se predijo hace más de tres décadas. La brecha entre los préstamos lingüísticos comunes entre las lenguas, que son una necesidad cultural y social, y la invasión hebreo al árabe hablado en Israel es grande.

En términos generales, el árabe en Israel es considerado por la mayoría como el idioma de la minoría subdesarrollada y hostil. La mayoría de los israelíes, en especial los de la derecha, dirán que Israel es “judío y democrático” y que tiene una actitud positiva hacia los árabes y su lengua nacional. Esta actitud se refleja, según ellos, en la aprobación de la Knesset de una Academia de la Lengua Árabe en Israel el 21 de marzo de 2007. En 2009, el ministro de la ciencia, la cultura y el deporte (el árabe, Ghālib Majādlah) designó a como miembros fundadores de la Academia a integrantes del gobierno Sin embargo, ¿Qué se puede esperar de una academia establecida por un Estado que no reconoce la existencia nacional árabe en ella? Tal academia debe ser bienvenida siempre que trabaje de forma independiente y que su deber principal sea servir al árabe y sobre todo protegerlo de la ola arrolladora de hebraization e israelización.

Israel mira hebreo como un símbolo de alto estatus y como una clave para la modernidad y el progreso. El declive de la lengua árabe en Israel es un problema cultural y nacional central que requiere la ayuda del Ministerio israelí de Educación, los consejos locales árabes y tal vez la UNESCO. Algunos árabes intelectuales en Israel han pedido la formación de un comité para la defensa de la lengua árabe. Muchos creen que esta cuestión debe plantearse en todas las ocasiones posibles, y los profesores de árabe que actuar con profesionalidad y paciencia y cooperar activamente con los ayuntamientos y los padres de los alumnos.

Es seguro decir que el estado de la lengua árabe en Israel refleja la situación socio-política única de los árabes palestinos en Israel y en el largo conflicto árabe-israelí. Estos árabes no tienen derechos colectivos nacionales. Árabes y el idioma árabe en Israel son como un barco en un mar tormentoso. Habla y lenguaje definen la esencia de la humanidad. El poeta nacional palestino conocido, Mahmoud Darwish (1941-2008), escribió: “Yo soy mi lengua. Yo soy lo que decían las palabras”. El idioma hebreo se ha infundiendo mentes y los corazones árabes, no sólo como un lenguaje, sino también como un concepto y actitud.

El árabe en el Mashreq y los Estados del Golfo ha estado bajo la influencia de inglés; en el Magreb árabe está bajo la influencia de la lengua francesa y la lengua árabe en el Estado de Israel ha estado bajo la influencia directa del hebreo moderno desde 1948. Hay una retracción en el estado de la lengua árabe en su patria, el mundo árabe, aunque algunos indicios de progreso se han observado a nivel internacional. En 1973 se convirtió en árabe una lengua oficial en la Asamblea General de las Naciones Unidas. La UNESCO ha declarado el 18 de diciembre como un día internacional de la lengua árabe. Un consejo internacional de la lengua árabe en colaboración con la UNESCO se ha establecido. Por último, una Academia de la Lengua Árabe fue creado en Internet con el fin de atender las necesidades de árabe, además de las trece dichas academias en los países árabes.

Si el presente corrosión de habla árabe palestino en Israel se prolonga durante varias décadas, este dialecto árabe podría estar en peligro de extinción. El destino del árabe literario no es tan sombrío porque hay numerosos poetas, escritores y académicos que están dispuestos y son capaces de escribirlo. La prensa árabe-israelí ha estado absorbiendo diversos elementos hebreos, como préstamos y calcos. Algunos de estos elementos sirven para expresar la ironía y la sátira. Si Israel desea unirse al nuevo contexto de Oriente Medio, a continuación, en primer lugar se debe respetar la lengua árabe y sus hablantes nativos dentro de sus fronteras y tratarlos como ciudadanos iguales. La falta de una política independiente árabe gubernamental juega un papel importante en el estado depresivo de la lengua árabe en la actualidad.

Shehadeh Haseeb* Catedrático en la Universidad de Helsinki

La Voz del Árabe (LVÁ) – ESPECIALES – Cd. de México, abril 5 del 2016

40total visits,1visits today