//LIBIA A LA VISTA EN TRATADO FRANCÉS

LIBIA A LA VISTA EN TRATADO FRANCÉS

El país sigue dividido entre el gobierno de unidad nacional, con sede en Trípoli y el parlamento de Tobruk, el cual depende del Ejército de Liberación Nacional…

Por: Dr. Mohamed Badine El Yattioui*

El 29 de mayo, los principales líderes libios (el mariscal Haftar, el primer ministro Fayez Al Sarraj, el presidente del parlamento Aguila Salah Issa y el presidente del Consejo Superior de Estado Khaled Al-Mishri) se reunieron en París y determinaron un acuerdo. Dicho acuerdo, establece la celebración de elecciones legislativas y presidenciales para el 10 de diciembre de este año. Ghassan Salamé, representante de las Naciones Unidas, dijo que era optimista, pero hay tres elementos que pueden ser preocupantes: el documento aún no ha sido rubricado por los diversos actores (que quieren enviarlo de antemano a sus clanes antes de firmarlo), la ausencia de ciertos grupos influyentes en el terreno (diferentes milicias, diferentes tribus y gaddafistas) y la falta de una base constitucional.

El país sigue dividido entre el gobierno de unidad nacional, reconocido por la comunidad internacional (con sede en Trípoli y dirigida por Fayez al-Sarraj) y el parlamento de Tobruk (el cuál depende del Ejército de Liberación Nacional (ELN) del mariscal Haftar).

Esta división acentúa la interferencia extranjera: Arabia Saudita, Emiratos Árabes y Egipto apoyan a Haftar, mientras que Qatar y Turquía apoyan a las milicias islamistas. Además, Libia sigue siendo una base trasera de Daesh, activa en el sur y el centro de Libia. Recordemos también que Khaled Mechri se niega a reconocer a Haftar como comandante del Ejército Nacional Libio, mientras que Aguila Salah considera que la legitimidad de Haftar no es negociable.

Además, las condiciones de seguridad deben ser suficientes y, por lo tanto, el control de las milicias es esencial. La Declaración de París no los menciona. Por otra parte, el 28 de mayo de 2018 (el día anterior al Acuerdo de París), trece milicianos enviaron una carta al primer ministro Fayez el-Sarraj y a los presidentes de Tobruk y del Alto Consejo de Tobruk, Estado en el que se aseguran de rechazar cualquier acuerdo celebrado en el extranjero y bajo influencia extranjera. Por lo tanto, pueden plantear problemas de seguridad en la organización de estas elecciones.

El acuerdo de París parece especialmente una victoria mediática para Emmanuel Macron. El pesimismo es una necesidad para un país que conoce una situación caótica desde 2011. Los plazos prescritos parecen demasiado cortos y lo que está en juego es de suma importancia.

*Dr. Mohamed Badine El Yattioui es profesor de tiempo completo UDLAP en Relaciones Internacionales y miembro del Seminario Permanente sobre el Islam de la UDLAP. Presidente del Think Tank Nej Maroc. Colaborador de La Voz del Árabe.

Imagen: Marical Halifa Hafter, Macron y Fayez al Serraj – Reuters

La Voz del Árabe (LVÁ) – EDITORIAL – UNIVERSIDADES – Cd. de México, junio 6 del 2018

1032total visits,1visits today