//LIBIA EN EL CENTRO DE VARIAS CRISIS
Trípoli, Libia

LIBIA EN EL CENTRO DE VARIAS CRISIS

Libia es un país de tránsito que alberga ya a más de 700,000 migrantes, la mayoría provenientes de África subsahariana

Por: Dr. Mohamed Badine El Yattioui*

Libia vive en una situación caótica desde la intervención de la OTAN en 2011 y la desaparición de Gadafi. Se enfrenta a numerosos desafíos: posee una zona de paso privilegiada (con Marruecos) para los migrantes africanos, es objetivo del terrorismo internacional y para colmo, tiene un problema crítico de gobernabilidad en el nivel político.

El Gobierno Libio de Unidad Nacional (GNA) se rehúsa a albergar a unos 170 inmigrantes varados en un barco italiano, a pesar de que abandonó la costa libia y a pesar de las amenazas italianas de devolver a estos inmigrantes a Libia. Matteo Salvini, Ministro del Interior de Italia, está presionando a otros miembros de la UE. Él quiere un intercambio de migrantes entre los diferentes países europeos.

Libia es un país de tránsito que alberga ya a más de 700,000 migrantes, la mayoría provenientes de África subsahariana. Las autoridades libias se niegan a desembarcar a estos migrantes a menos que hayan sido rescatados o interceptados por la armada de Libia en aguas libias.

Además, Libia tiene otro problema importante que es la seguridad. El país es blanco de ataques regulares. Un ataque terrorista atribuido a ISIS tuvo lugar cerca de la ciudad de Zliten, al este de Trípoli, esta misma semana. El ataque mató a cuatro personas y atacó a las fuerzas de seguridad que controlan la carretera costera, mientras que los libios celebraban la tercera jornada del Día Al-Adha. Las cuatro personas murieron mientras dormían dentro del puesto de control. Otras cuatro personas resultaron heridas.

Libia, a pesar del acuerdo firmado en julio, sigue siendo gobernada por dos estructuras gubernamentales. Pero ni el gobierno de unidad nacional de Trípoli (apoyado por la comunidad internacional), ni el ubicado en el este del país, son capaces de gestionar estos dos problemas (migración y seguridad) ni ningún otro archivo. Mientras tanto, las milicias están bloqueando la economía del país. Algunos imponen su ley al gobierno de Sarraj.

En Trípoli, cuatro milicias importantes se dividen la ciudad y participan periódicamente en peleas para marcar su territorio. El acuerdo de París, firmado en mayo, se refiere al 16 de septiembre para establecer la “base constitucional” a fin de celebrar las elecciones presidenciales en diciembre de este año. El Parlamento de Tobruk aún no aprobó la ley sobre el referéndum de la nueva Constitución. Algunos consideran que una enmienda de 2014 a la Declaración Constitucional Provisional puede usarse para celebrar elecciones presidenciales. Pero no todos están de acuerdo.

Además, a nivel internacional, chocan dos ejes. Por un lado, Arabia Saudita, los Emiratos Árabes Unidos y Egipto. Por otro lado, Qatar, Irán y Turquía. Los primeros apoyan al mariscal Haftar y al parlamento de Tobruk. Estos últimos apoyan a Sarraj.

Todos estos elementos, internos y externos, hacen que el futuro sea incierto para este país. La celebración de las elecciones presidenciales en diciembre y su resultado posiblemente nos permitirán ver más claro. Pero nada es seguro.

*Dr. Mohamed Badine El Yattioui es profesor de tiempo completo UDLAP en Relaciones Internacionales y miembro del Seminario Permanente sobre el Islam de la UDLAP. Presidente del Think Tank Nej Maroc. Colaborador de La Voz del Árabe.

Imagen: Pixabay – Trípoli-Bandera de Libia

La Voz del Árabe (LVÁ) – EDITORIAL – UNIVERSIDADES – Cd. de México, agosto 29 del 2018

835total visits,4visits today