//MARRUECOS Y ARGELIA

MARRUECOS Y ARGELIA

Argelia y Marruecos han sido dos hermanos mal queridos. En una época Marruecos dominó todo el Magreb, sin embargo, jamás ejerció poder imperialista sobre la región argelina…

Por: Román López Villicaña*

Argelia y Marruecos han sido dos hermanos mal queridos. En una época Marruecos dominó todo el Magreb, sin embargo, jamás ejerció poder imperialista sobre la región argelina, sino todo lo contrario, le dio su ser y su cultura, la unificó al resto del país, como si fuera una más de sus más queridas partes, Argelia fue entonces como Casablanca, Fez o Saleh. Las dinastías marroquíes de los Almorávides y los almohades gobernaron no solo en Argelia y Túnez sino en grandes extensiones de la España que luego conquistaría mucho del nuevo mundo.

En esta época Marruecos no solo gobernaba esas partes sino gobernaba en toda la ruta transahariana del comercio del oro, hasta antes del descubrimiento de América, el oro se comparaba en el norte África en Marruecos principalmente. Por esto Marruecos dominó durante mucho tiempo los territorios del Sahara Occidental y de Mauritania, además de grandes extensiones de Argelia. Cuyos líderes políticos durante la guerra de independencia de Argelia reconocieron que debían de regresar a Marruecos.

Sin embargo, el colonialismo francés en la zona hizo de Argelia un enorme país aprovechándose de su superioridad, y arrebatándole a Marruecos amplias extensiones de su territorio, anexándole a Argelia donde vivían un total de 1000 000 de franceses y por lo tanto Argelia, siempre sería un departamento francés. Sin embargo, los 5 000 000 de argelinos restantes gracias al apoyo de Marruecos lograron la independencia. Una vez lograda su independencia jamás aceptaron regresar a Marruecos por lo menos los territorios de Touat y Tinduf que claramente habían sido arrebatados por Francia.

Francia al final creó lo que sabía hacer: potencias terrestres como ella, y trató de hacer de Argelia una igual. Desafortunadamente Argelia siempre fue un territorio relegado, incluso por los otomanos que los dominaron hasta 1830 cuando Francia la ocupó como provincia otomana. Francia la toma en 1830, no eran sino la costa del mar mediterráneo entre la cordillera de los Montes Atlas y el mar, el Sahara no era de ellos. Francia en su afán de potencia terrestre, le anexó todo lo que pudo del Sahara. Para esto creó la famosa legión extranjera, cuerpo imperialista destinado a expandir los territorios franceses donde fuera necesario. En Argelia, que de 300 000 km² pasó a casi 2 500 000 km² fue realmente una revelación. Pero esto no lo hicieron los franceses por ser hermanas de la caridad, lo hicieron por expandir su influencia en el Magreb y asegurar a Argelia. Luego Túnez y Marruecos eran necesarios para su estrategia de hacer de su colonia preferida una subpotencia que dominara la región.

Hoy Argelia se siente en la potencia hegemónica del Magreb, gracias al petróleo y gas encontrado en un Sahara que no era de ellos, sino que se lo anexaron los franceses en contra de los deseos de sus vecinos. Pero la volvieron en una potencia terrestre y no marítima. Marruecos en cambio conservó ese estatus y lo ha agrandado con la recuperación del Sahara marroquí. Como bien sabemos, las potencias marítimas tienen más ventajas que las terrestres.

Hoy que Marruecos ha ganado y que todo mundo sabe que el Polisario son un movimiento que funciona gracias al dinero argelino, pocos confían en ellos, y cada vez más países lo desconocen, solo los africanos a los cuales Argelia les tira de vez en cuando un cargamento de gas o petróleo todavía lo reconocen, no solo como Polisario sino como RASD, que es una vergüenza para México haberlo reconocido como Estado.

Si la UMA (Unión del Magreb Árabe) reviviera hoy, quien ganaría sería Marruecos. Argelia no responderá por ese medio con su economía totalmente petrolizada y ahora decadente por la baja de los precios.

Bien ha hecho el rey Mohamed VI en convocar a Argelia a un diálogo directo pues todos sabemos que la solución de ese conflicto principia y termina con Argelia, quien ha apoyado al Polisario y tenía el impulso de transformarse en una potencia marítima, desplazando y sometiendo a Marruecos y a todo el Magreb.

*Dr. Román López Villicaña: Dr. En Relaciones Internacionales por la UNAM.  Maestro en estudios de Asia y África por el Colegio de México. Maestro en estudios de Estados Unidos por la Universidad de las Américas de Puebla (UDLAP) y  profesor de tiempo parcial en UDLAP. Colaborador en La Voz del Árabe. 

Imagen: Pixabay-LVÁ

La Voz del Árabe (LVÁ) – EDITORIAL – Cd. de México, diciembre 6 del 2018

596total visits,2visits today