/¡OH, JERUSALÉN…!

¡OH, JERUSALÉN…!

Trump está disminuyendo el papel de su país en los asuntos mundiales y reduciendo su estatus en la política internacional…

 Por: Nouhad Mahmoud /

La ciudad de la paz, Urchalim, Jerusalén, Al-Quds fue objeto de controversia en el escenario internacional últimamente. El anuncio del presidente Donald Trump el 6 de diciembre de que su país reconoce a Jerusalén como la capital de Israel, y su decisión de trasladar la embajada estadounidense a la ciudad, ignorando los reclamos palestinos y revertiendo la postura que desde hace décadas tenía Estados Unidos sobre el tema ha provocado reacciones negativas y condenas en todo el mundo.

El momento elegido y la intención del impulsivo presidente no están claros. Muchos presidentes anteriores prometieron durante sus campañas electorales trasladar la embajada estadounidense a Jerusalén, pero una vez en el cargo se abstuvieron de actuar para reducir la tensión en la región, aumentar la probabilidad de paz y proteger la imagen de su país como un intermediario honesto para la paz entre palestinos e israelíes.

En el plan de las Naciones Unidas para la partición de Palestina en 1947, Jerusalén recibió un estatus internacional, independiente de los Estados árabes e israelíes.

La parte occidental fue ocupada por las fuerzas israelíes y la sección oriental quedó bajo control jordano hasta la guerra de 1967, cuando Israel se apoderó de toda la ciudad, Cisjordania y Gaza, poniendo toda la Palestina histórica bajo su control. El gobierno israelí declaró que la ciudad entera era su capital eterna e indivisa. Las resoluciones del Consejo de Seguridad nunca aceptaron las afirmaciones israelíes y pidieron que el problema del estatus de Jerusalén se resolviera mediante negociaciones con los palestinos, que afirman que Jerusalén Este es la capital de su futuro Estado.

La iniciativa de Trump sólo recibió el elogio del primer ministro israelí Benjamin Netanyahu. El presidente palestino Mahmoud Abbas declaró: “Jerusalén es y siempre será la capital de Palestina … Estados Unidos la regalaba como si fuera una ciudad estadounidense … cruza todas las líneas rojas”. La Organización de Cooperación Islámica, que tiene 57 miembros, fue convocada para una cumbre extraordinaria en Estambul, Turquía el 13 de diciembre. Su decisión principal fue reconocer a Jerusalén Oriental como la capital de Palestina. El mandatario turco Recep Tayyip Erdogan, que es el presidente actual de la organización, dijo: “Israel ha sido recompensado por todo el terrorismo que hizo y fue Trump quien otorgó la recompensa … mientras trabajábamos por la paz, recibimos la mayor bofetada en nuestros tiempos”.

Egipto presentó un proyecto de resolución al Consejo de Seguridad el lunes pasado. El texto de una página reitera la posición de las resoluciones del Consejo de Seguridad que datan de hace 50 años, rechazando el reclamo de soberanía de Israel sobre Jerusalén, la ciudad santa reverenciada por cristianos, judíos y musulmanes. Sin identificar a EU por su nombre, la resolución reiteraba la opinión del Consejo de que ningún país debería establecer una embajada en Jerusalén, de que el estatus de la ciudad es un problema que debe resolverse entre palestinos e israelíes. El representante de EU emitió su voto de veto contra los otros 14 miembros, en un acto que ilustra su creciente aislamiento en el escenario mundial. El anuncio de Trump refleja la prioridad que da a su base evangélica cristiana y a los donantes judíos de derecha cercanos a Netanyahu. Al buscar recompensar a sus seguidores en casa, potencialmente sacrificó la estabilidad en Medio Oriente. También está disminuyendo el papel de su país en los asuntos mundiales y reduciendo su estatus en la política internacional… el mismo que hará grande a EU otra vez…

Jerusalén siempre fue el tema más difícil en las negociaciones de paz. No paz sin Jerusalén. No Estado palestino sin Jerusalén y no solución de dos Estados sin la ciudad sagrada. Los palestinos y sus partidarios están llevando la misma resolución a la Asamblea General de las Naciones Unidas para que sea aprobada por la abrumadora mayoría de sus Estados miembros, pero la paz no parece un objetivo visible en el momento.

*Nouhad Mahmoud – El autor fue embajador de Líbano en México entre 1999 y 2011nouhad47@yahoo.com

La Voz del Árabe (LVÁ) – NOTICIAS – El Universal – Cd. de México, diciembre 26 del 2017

398total visits,6visits today