//PREPARA CAFÉ ÁRABE

PREPARA CAFÉ ÁRABE

Cómo preparar el café árabe, aquí un artículo con el sabor delicioso que te gustará sólo por ser café árabe, y cómo prepararlo…

El café árabe es un término general que se refiere a la manera en la cual se prepara el café en muchos países árabes de Medio Oriente, tanto del Levante como del Magreb.

Cabe señalar que hay variaciones de un lugar o país al otro, desde el tostado del grano y las  ya conocidas especias y saborizantes que le agregan.

El café árabe se prepara en estufa, en un recipiente llamado dallah, se vierte en un termo y se sirve en una taza pequeña sin asa llamada finjaan.

Seguramente te  sorprenderá la manera en la que difiere el estilo occidental de preparar café, pero después de probar lo prepararás y servirás a tus amigos presumiendo de tu sabiduría para la preparación de café árabe…

INGREDIENTES: 3 cucharadas de café árabe molido / 3 tazas de agua / 1 cucharada de cardamomo molido o machacado / 5 o 6 clavos de olor enteros (opcional) / 1 pizca de azafrán (opcional)

Compra café árabe, puedes comprar los granos tostados enteros o molidos. Busca granos de café árabe de tostado suave o medio. Algunas tiendas en línea ofrecen mezclas de café árabe con especias incluidas. Mientras que esto no te permitirá ajustar las especias a tu gusto, tal vez sea una manera conveniente de probar el sabor del café árabe. Puedes comprar granos de café árabe sin tostar y tostarlos tú mismo.

Muele el café si es entero. Puedes usar la máquina moledora de la tienda o tu propio molinillo para molerlo. Mientras que algunos sugieren usar un molido grueso, otros recomiendan un molido muy fino, polvo. Experimenta y prueba cuál te gusta más.

Machaca las vainas de cardamomo. Para hacerlo, puedes usar un mortero, o el dorso de una cuchara. Saca las semillas de las vainas y ponlas en un molinillo de café. Muele hasta que se conviertan en polvo fino.

Precalienta un termo. Si planeas servir el café con un termo, como se hace en Medio Oriente, llénalo de agua hirviendo para precalentarlo desde antes de preparar el café. Calienta el agua en el dallah. Pon 3 tazas de agua a hervir a temperatura media. Si no tienes un dallah, puedes usar una olla de otro tipo.

Retira el dallah de la lumbre por 30 segundos. Deja que el agua descanse y se enfríe levemente. Mientras tanto, reduce la temperatura del fuego a baja. Agrega el café al agua y vuelve a poner el dallah en la lumbre. En este momento no es necesario que revuelvas el café, ya que el proceso de ebullición mezclará el grano con el agua.

Deja macerar a temperatura baja. Después de entre 10 y 12 minutos la espuma comenzará a subir hacia el borde del recipiente.

No permitas que el café hierva, eso lo quemaría. Si el café comienza a hervir, retira el dallah del fuego. Tal vez sea buena idea reducir la llama antes de volver a poner el dallah al fuego.

Apaga el fuego y deja que el café descanse por un minuto. Si tienes una estufa eléctrica que se enfríe con lentitud, retira el dallah de inmediato. Retira el recipiente de la estufa y deja que la espuma se asiente. Una vez que el nivel de la espuma haya bajado, añade el cardamomo. En este punto también puedes agregar algunos clavos de olor, si has decidido usarlos.

Vuelve a poner el café al fuego y deja que casi alcance el punto de ebullición. Este proceso creará la misma espuma que se produjo en los pasos previos. Retira el café del fuego y déjalo reposar por 5 minutos. El café molido se asentará en el fondo.

Prepara tu termo. Vacía el agua hirviendo que usaste para precalentarlo. Si vas a usar azafrán añádelo ahora al termo vacío. Vierte el café en el termo hasta que puedas ver la borra del café. Cuando veas la borra del café, deja de servir. En el fondo del dallah quedará una pequeña cantidad de café con borra. Si lo deseas, puedes servir el café con un colador.

Deja descansar el café por entre 5 y 10 minutos, luego sirve. Para lograr una presentación tradicional, sirve en tazas pequeñas sobre un plato. Tradicionalmente, las tazas pequeñas se llenan solo hasta la mitad. Mientras que por lo general el café árabe se prepara sin azúcar, se sirve con algo dulce para acompañarlo, como por ejemplo con dátiles.

Al café árabe no se le añade leche. Usa tu mano derecha para servir, recibir y beber el café. Se considera que beber el café con la mano izquierda es una falta de respeto.

Ofrece varias tazas. Un invitado siempre debe aceptar al menos una taza y es costumbre beber al menos tres durante el curso de una visita. Mueve tu taza para indicar que has terminado, eso hará saber a tu anfitrión que estás listo para que te sirva más.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Imágenes: LVÁ – Pixabay

La Voz del Árabe (LVÁ) – GOURMET – Cd. de México, octubre del 2018

2022total visits,2visits today