//REY LLEGA A BRAZZAVILLE PARTICIPARÁ EN CUMBRE DE JEFES DE ESTADO Y GOBIERNO DE CLIMA Y FONDO AZUL DE LA CUENCA DEL CONGO

REY LLEGA A BRAZZAVILLE PARTICIPARÁ EN CUMBRE DE JEFES DE ESTADO Y GOBIERNO DE CLIMA Y FONDO AZUL DE LA CUENCA DEL CONGO

SM el Rey llega a Brazzaville para participar en la Cumbre de los Jefes de Estado y de Gobierno de la Comisión Clima y del Fondo Azul de la Cuenca del Congo.

 Su Majestad el Rey Mohammed VI llegó esta noche a Brazzaville para participar en la Cumbre de los Jefes de Estado y de Gobierno de la Comisión Clima y del Fondo Azul de la Cuenca del Congo, prevista domingo en la capital congoleña.

A su llegada al aeropuerto internacional Maya Maya de Brazzaville, Su Majestad el Rey fue recibido por el presidente de la República del Congo, Denis Sassou N’Guesso.

El Soberano y el Jefe del Estado congoleño acudieron, después, a la tribuna de honor para asistir a la interpretación de los himnos nacionales, antes de pasar revista a un destacamento de honor de la Guardia Republicana.

Después, Su Majestad el Rey fue saludado por el primer ministro de la República del Congo, Clément Mouamba, los miembros del Gobierno congoleño, los representantes del cuerpo diplomático acreditado en Brazzaville, los miembros del Gabinete de la Presidencia de la República, el Jefe de Estado Mayor General de las Fuerzas Armadas Congoleñas, el Comandante de la Gendarmería Nacional, y el Director General de la Policía.

El presidente Denis Sassou N’Guesso fue, por su parte, saludado por los miembros de la delegación oficial que acompaña a Su Majestad el Rey, en particular los consejeros del Soberano, Fuad Ali El Himma y Yassir Zenagui, el ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación Internacional, Nasser Burita, el ministro de Economía y Finanzas, Mohamed Bussaid, el ministro de Agricultura, Pesca Marítima, Desarrollo Rural y Aguas y Bosques, Aziz Ajannuch, y el ministro de Educación Nacional, Formación Profesional, Enseñanza Superior y Investigación Científica, Said Amzazi.

La delegación comprende también Abdelkader Amara, ministro de Equipamiento, Transporte, Logística y Agua, Anas Dukkali, ministro de Salud, Aziz Rebbah, ministro de Energía, Minas y Desarrollo Sostenible, Mohamed Sayid, ministro de Turismo, Transporte Aéreo, Artesanía y Economía Social, Mohcin Jazuli, ministro delegado encargado de la Cooperación Africana, y Nezha El Uafi, secretaria de Estado encargada del Desarrollo Sostenible.

SM el Rey fue, después, saludado por el encargado de Negocios en la Embajada de Marruecos en Brazzaville, los cuadros del Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación Internacional, así como por representantes de la Asociación de los Marroquíes del Congo (AMC).

El Soberano y el presidente congoleño se dirigieron, después, al pabellón presidencial donde los dos jefes de Estado tomaron una foto de recuerdo.

Tras un breve descanso en el pabellón presidencial, la comitiva oficial de los dos Jefes de Estado se dirigió a la residencia de Su Majestad el Rey en Brazzaville.

Además de su participación en la Cumbre de los Jefes de Estado y de Gobierno de la Comisión Clima y del Fondo azul de la Cuenca del Congo, SM el Rey realizará una visita de trabajo y de amistad a la República del Congo durante la cual el Soberano y el presidente Denis Sassou-N’Guesso mantendrán conversaciones bilaterales. Su Majestad el Rey presidirá también la ceremonia de firma de convenios entre el Reino de Marruecos y la República del Congo. 

El Fondo Azul de la Cuenca, un gran proyecto federador que abre unas bellas perspectivas para la región y para el continente africano (discurso Real)El Fondo Azul de la Cuenca del Congo, que es el principal instrumento financiero de la Comisión Clima de la Cuenca del Congo, es un gran proyecto federador que abre unas bellas perspectivas para la Cuenca del Congo, así como para la región y para todo el continente africano, afirmó SM el Rey Mohammed VI.

En un discurso pronunciado, domingo ante la primera Cumbre de los Jefes de Estado y de Gobierno de la Comisión Clima y del Fondo Azul de la Cuenca del Congo, que se celebra en Brazzaville, el Soberano afirmó que este gran proyecto generará “inevitablemente” una dinámica positiva portadora de proyectos capaces de sostener las economías de los Estados miembros. Permitirá también la mejora de las vías de navegación interior, el acondicionamiento de los puertos secundarios, el desarrollo de la pesca sostenible, la lucha contra la contaminación de los cursos de agua y el refuerzo de la irrigación, dentro de la perspectiva de mejora de la productividad agrícola, destacó SM el Rey antes de señalar que “esta nueva economía, la economía del agua y en torno al agua, será el motor del desarrollo”.

Sin embargo, el Soberano sostuvo que el establecimiento de este Fondo “ha de ir emparejado con la movilización de todos los actores económicos y de la sociedad civil, a fin de emprender acciones concretas para la atenuación y adaptación, garantizando la emergencia de un modo resiliente de desarrollo”.

 En su discurso, Su Majestad el Rey destacó, además, que la financiación de este proyecto, que abre unas bellas perspectivas para la Cuenca del Congo, así como para la región y para todo el continente africano, supone un reto importante a la hora de su puesta en marcha

“Por consiguiente, hemos de innovar y poder crear mecanismos capaces de identificar y movilizar los recursos financieros. También tenemos que convencer a los suministradores de fondos bilaterales y multilaterales, tanto públicos como privados”, insistió el Soberano.

SM el Rey recordó, también, las etapas salvadas desde la Cumbre Africana de la Acción. “En Oyo, en el mes de marzo de 2017, fue lanzado el Fondo Azul; en noviembre de 2017, su operatividad fue concebida en Brazzaville, y en el mes de marzo de 2018, se aceleró su establecimiento en Rabat, con ocasión de un encuentro sobre los términos de referencia del estudio de la prefiguración del Fondo Azul”, indicó el Soberano.

“A lo largo de este proceso, el Reino de Marruecos se movilizó, con el fin de garantizar el éxito de este ambicioso proyecto, desplegando el saber hacer que tiene acumulado en materia de lucha contra el cambio climático”, subrayó SM el Rey antes de afirmar haber optado por apoyar este programa al fundarse sobre un nuevo paradigma que responde a las necesidades presentes y futuras. Efectivamente, el mismo se basa en programas integrados, inclusivos y solidarios de la nueva economía azul y verde.

“Hemos sido secundados en nuestro apoyo por la dimensión humana colocada en el centro del proyecto. En efecto, la adopción de un enfoque inclusivo y participativo hacia los habitantes de la región viene a ser fundamental”, subraya el Soberano.

Animados por un espíritu de fraternidad y solidaridad africana, “nos hallamos aquí para contribuir a la creación de una dinámica virtuosa. El verdadero reto consiste en la salvaguarda y valorización de un valioso patrimonio africano, a saber, el Río Congo”, afirmó SM el Rey. “He aquí un deber que debemos cumplir con los 200 millones de africanas y africanos que viven en esta Cuenca, así como con todo nuestro continente”.

Cambio climático: Marruecos despliega su saber hacer para el éxito de la comisión de la Cuenca del Congo (SM el Rey)Marruecos se movilizó y desplegó el saber hacer que tiene acumulado en materia de lucha contra el cambio climático con el fin de garantizar el éxito del proyecto ambicioso de transformar los retos climáticos en oportunidades en el marco de la Comisión de la Cuenca del Congo, subrayó SM el Rey Mohammed VI.

“Hemos optado por apoyar este programa al fundarse sobre un nuevo paradigma que responde a las necesidades presentes y futuras. Efectivamente, el mismo se basa en programas integrados, inclusivos y solidarios de la nueva economía azul y verde”, dijo SM el Rey en un discurso pronunciado, domingo en Brazzaville, durante la primera Cumbre de los Jefes de Estado y de Gobierno de la Comisión Clima y del Fondo Azul de la Cuenca del Congo.

El Soberano hizo hincapié, en este marco, en “la dimensión humana colocada en el centro del proyecto”, calificando de “fundamental” la adopción de un enfoque inclusivo y participativo hacia los habitantes de la región de la Cuenca del Congo, considerado como el “segundo pulmón” del mundo.

El objetivo es crear “una dinámica virtuosa”, subrayó Su Majestad el Rey para quien “el verdadero reto consiste en la salvaguarda y valorización de un valioso patrimonio africano, a saber, el Río Congo”, un deber a cumplir con los 200 millones de africanas y africanos que viven en la Cuenca del Congo.

“Animados por un espíritu de fraternidad y solidaridad africana, nos hallamos aquí para contribuir a la creación de una dinámica virtuosa. El verdadero reto consiste en la salvaguarda y valorización de un valioso patrimonio africano, a saber, el Río Congo”, dijo Su Majestad el Rey.

El Soberano recordó, en este marco, que la Comisión de la Cuenca del Congo fue creada en noviembre de 2016 en Marrakech, durante la Cumbre Africana de la Acción, organizada al margen de la Conferencia Internacional sobre el Cambio Climático (COP22), con dos otras comisiones subregionales que son la comisión del Sahel y la Comisión de los Estados insulares.

SM el Rey pasó revista a las etapas salvadas desde la Cumbre Africana de la Acción, destacando en este marco que el Fondo Azul fue lanzado en el mes de marzo de 2017; su operatividad fue concebida en Brazzaville en noviembre de 2017, y en el mes de marzo de 2018, se aceleró su establecimiento en Rabat.

Para el Soberano el establecimiento del Fondo Azul ha de ir emparejado con la movilización de todos los actores económicos y de la sociedad civil, a fin de emprender acciones concretas para la atenuación y adaptación, garantizando la emergencia de un modo resiliente de desarrollo.

Su Majestad el Rey expresó su determinación de colocar las cuestiones vinculadas con el calentamiento global y los riesgos que comporta y con el desarrollo sostenible de África en lo más alto de sus preocupaciones y de su acción.

“Estamos decididos a implementar iniciativas concretas, capaces de preservar los derechos de las generaciones futuras”, dijo el Soberano para agregar que el Reino de Marruecos trabajará, con determinación y sin descanso, para hacer realidad los grandes proyectos estructurantes del continente africano.

“El desafío ecológico ya no debería ser percibido como una amenaza, sino más bien como una oportunidad. He aquí el significado de nuestro compromiso común, un compromiso colocado bajo los principios de la responsabilidad compartida y la solidaridad panafricana”, concluyó SM el Rey.

SM el Rey llama a la movilización colectiva de África para hacer frente a los “los efectos devastadores” del calentamiento climáticoSM el Rey Mohammed VI llamó a la movilización colectiva de África para hacer frente a “los efectos devastadores” del calentamiento climático para el planeta y actuar para hacer frente a los retos que afronta el continente africano.

En un discurso pronunciado, domingo ante la primera Cumbre de los Jefes de Estado y de Gobierno de la Comisión Clima y del Fondo Azul de la Cuenca del Congo, que arrancó en la capital congoleña Brazzaville, el Soberano advirtió contra las consecuencias inducidas por los cambios climáticos, las penurias alimentarias y la disminución de las reservas hídricas, que “pueden causar importantes migraciones de población, fragilizan los Estados y favoreciendo la precariedad”.

 “Así pues, ¿cómo se puede admitir, que en un continente que posee más de 5000 millardos de metros cúbicos de aguas subterráneas, 320 millones de africanas y africanos no tienen acceso al agua potable?”, se pregunta, a este respecto, Su Majestad el Rey antes de señalar que “si en los próximos años no actuamos, el cambio climático conducirá a la degradación de las tierras y a la escasez de recursos hídricos, viéndose los 25,000 km² de vías fluviales expuestas al peligro del enarenamiento y contaminación”.

“Llevar a cabo una movilización colectiva es crucial, y esta Cumbre viene a demostrar que ello es posible”, afirmó SM el Rey para subrayar que para la construcción del África de mañana, “la preservación del medio ambiente es la base de la co-emergencia de este África y los cimientos que sostendrán el crecimiento económico inclusivo del mismo”.

El Soberano llamó, en este marco, a “desplegar un esfuerzo colectivo a fin de tomar en consideración el calentamiento global y los riesgos que comporta, transformando nuestras economías sobre la base del desarrollo sostenible”, subrayando la importancia de “asociar el necesario desarrollo de nuestro continente con un despertar de las conciencias ecológicas”.

Indicando que África ha emprendido, de manera irreversible, el camino de la transformación, afirmándose cada vez más y proyectándose hacia el futuro, “con confianza y serenidad”, el Soberano dijo que “no podemos ignorar los numerosos retos que ahora se nos plantean, destacando que “la reunión que hoy celebramos se perfila como una urgencia para todos, siendo de capital importancia para nuestro continente y para toda la humanidad, por ser la expresión de una toma de conciencia colectiva hacia los efectos devastadores del calentamiento climático para el planeta”.

Para SM el Rey, África asume “la responsabilidad colectiva de preservar la biodiversidad africana”. “El empobrecimiento de este patrimonio, común entre todos nosotros, acarrea graves consecuencias sobre la vida cotidiana de las poblaciones y perjudica el desarrollo socioeconómico de las comunidades que del mismo dependen”, recalcó SM el Rey ante los participantes en la Cumbre de Brazzaville.

“Nuestra presencia aquí y ahora, es el testimonio de nuestra determinación de colocar estas cuestiones en lo más alto de nuestras preocupaciones y de nuestra acción. Estamos decididos a implementar iniciativas concretas, capaces de preservar los derechos de las generaciones futuras”, afirmó el Soberano reiterando que el Reino de Marruecos trabajará, “con determinación y sin descanso, para hacer realidad los grandes proyectos estructurantes de nuestro continente”.

SM el Rey llama a un despertar de las conciencias ecológicas en África, una urgencia para el continente – Su Majestad el Rey Mohammed VI llamó, domingo en Brazzaville, a un despertar de las conciencias ecológicas en África, una urgencia para el continente y una necesidad capital para su desarrollo.

África ha emprendido, de manera irreversible, el camino de la transformación, pero se plantean numerosos retos. “el más importante, sin lugar a dudas, el de asociar el necesario desarrollo de nuestro continente con un despertar de las conciencias ecológicas”, afirmó el Soberano en un discurso ante la primera Cumbre de los Jefes de Estado y de Gobierno de la Comisión Clima y del Fondo Azul de la Cuenca del Congo.

“La reunión que hoy celebramos se perfila como una urgencia para todos, siendo de capital importancia para nuestro continente y para toda la humanidad, por ser la expresión de una toma de conciencia colectiva hacia los efectos devastadores del calentamiento climático para el planeta”, subrayó Su Majestad el Rey.

“Efectivamente, asumimos la responsabilidad colectiva de preservar la biodiversidad africana. El empobrecimiento de este patrimonio, común entre todos nosotros, acarrea graves consecuencias sobre la vida cotidiana de las poblaciones y perjudica el desarrollo socioeconómico de las comunidades que del mismo dependen”, advirtió el Soberano.

“En el centro de esta preocupación se sitúa la Cuenca del Congo, considerada como el segundo depósito de carbono a escala mundial y la segunda cuenca fluvial más grande, constituyendo así una de las mayores zonas forestales que albergan más de la mitad de las especies animales del continente. Por consiguiente, viene a ser un regulador del clima del planeta, haciendo de África, el «segundo pulmón» del mundo. Es aquí y ahora, pues, donde se configura el futuro de este vital patrimonio”, explicó Su Majestad el Rey.

“Para la construcción de nuestro continente de mañana, la preservación del medio ambiente es la base de la co-emergencia de este África y los cimientos que sostendrán el crecimiento económico inclusivo del mismo”, subrayó el Soberano. Es por eso que “debemos desplegar un esfuerzo colectivo a fin de tomar en consideración el calentamiento global y los riesgos que comporta, transformando nuestras economías sobre la base del desarrollo sostenible”, dijo el Soberano.

“Nuestra presencia aquí y ahora, es el testimonio de nuestra determinación de colocar estas cuestiones en lo más alto de nuestras preocupaciones y de nuestra acción. Estamos decididos a implementar iniciativas concretas, capaces de preservar los derechos de las generaciones futuras”, prosiguió el Soberano.

Es así que “el Reino de Marruecos trabajará, con determinación y sin descanso, para hacer realidad los grandes proyectos estructurantes de nuestro continente”, dijo el Soberano.

Para el Soberano, “El desafío ecológico ya no debería ser percibido como una amenaza, sino más bien como una oportunidad. He aquí el significado de nuestro compromiso común, un compromiso colocado bajo los principios de la responsabilidad compartida y la solidaridad panafricana”.

SM el Rey pronuncia en Brazzaville un discurso ante la primera Cumbre de los Jefes de Estado y de Gobierno de la Comisión Clima y del Fondo Azul de la Cuenca del Congo – Brazzaville  –  Su Majestad el Rey Mohammed VI pronunció, domingo en Brazzaville, un discurso ante la primera Cumbre de los Jefes de Estado y de Gobierno de la Comisión Clima y del Fondo Azul de la Cuenca del Congo. He aquí el texto íntegro del discurso Real:

“Loor a Dios, la oración y el saludo sean sobre nuestro señor enviado de Dios, su familia y compañeros. Señor Presidente D. Denis SASSOU-NGUESSO, Presidente de la República del Congo, Señor Presidente D. Paul KAGAME, Presidente en ejercicio de la Unión Africana,

Excelencias, Señores Jefes de Estado y de Gobierno, Señor Presidente de la Comisión de la Unión Africana. Señoras y Señores,

En primer lugar, quisiera presentar mis calurosos agradecimientos a los numerosos Jefes de Estado que, a pesar de sus compromisos hechos con mucha antelación, han aceptado modificar sus agendar cuando así se los he solicitado, a fin de participar con nosotros en esta importante Cumbre, aportándole la dimensión continental que merece.

Quisiera dar las gracias también a Nuestro Augusto Anfitrión el Presidente de la República del Congo, Su Excelencia D. Denis SASSOU-NGUESSO, por habernos reunido en este lugar, en el corazón del África Central, en torno a un gran proyecto federador que abre unas bellas perspectivas para la Cuenca del Congo, así como para la región y para todo nuestro continente.

Excelencias, Señoras y Señores, África ha emprendido, de manera irreversible, el camino de la transformación, afirmándose cada vez más y proyectándose hacia el futuro, con confianza y serenidad. Ahora bien, no podemos ignorar los numerosos retos que ahora se nos plantean, siendo el más importante, sin lugar a dudas, el de asociar el necesario desarrollo de nuestro continente con un despertar de las conciencias ecológicas.

La reunión que hoy celebramos se perfila como una urgencia para todos, siendo de capital importancia para nuestro continente y para toda la humanidad, por ser la expresión de una toma de conciencia colectiva hacia los efectos devastadores del calentamiento climático para el planeta.

Efectivamente, asumimos la responsabilidad colectiva de preservar la biodiversidad africana. El empobrecimiento de este patrimonio, común entre todos nosotros, acarrea graves consecuencias sobre la vida cotidiana de las poblaciones y perjudica el desarrollo socioeconómico de las comunidades que del mismo dependen.

En el centro de esta preocupación se sitúa la Cuenca del Congo, considerada como el segundo depósito de carbono a escala mundial y la segunda cuenca fluvial más grande, constituyendo así una de las mayores zonas forestales que albergan más de la mitad de las especies animales del continente.

Por consiguiente, viene a ser un regulador del clima del planeta, haciendo de África, el «segundo pulmón» del mundo. Es aquí y ahora, pues, donde se configura el futuro de este vital patrimonio.

Excelencias, Señoras y Señores. Hemos otorgado un lugar preferente a África con ocasión de la COP22, celebrada en Marrakech, en el mes de noviembre de 2016.

Con el fin de consolidar esta prioridad, me empleé para reunir, al margen de la COP22, la primera Cumbre Africana de la Acción, colocada bajo la divisa de la co-emergencia de África.

En este sentido, y con el fin de aportar una orientación operativa a los trabajos de la Cumbre, creamos tres Comisiones subregionales:

  • la Comisión del Sahel, presidida por la República del Níger;
  • la Comisión de los Estados insulares, presidida por la República de las Seychelles ; y
  • la Comisión de la Cuenca del Congo, presidida por la República del Congo.

Gracias al liderazgo del presidente Denis SASSOU-NGUESSO, esta última Comisión ha podido conseguir progresos tangibles, transformando los retos climáticos que conoce la región en oportunidades.

Varias etapas fueron salvadas desde la Cumbre Africana de la Acción. En Oyo, en el mes de marzo de 2017, fue lanzado el Fondo Azul; en noviembre de 2017, su operatividad fue concebida en Brazzaville, y en el mes de marzo de 2018, se aceleró su establecimiento en Rabat, con ocasión de un encuentro sobre los términos de referencia del estudio de la prefiguración del Fondo Azul.

A lo largo de este proceso, el Reino de Marruecos se movilizó, con el fin de garantizar el éxito de este ambicioso proyecto, desplegando el saber hacer que tiene acumulado en materia de lucha contra el cambio climático.

Hemos optado por apoyar este programa al fundarse sobre un nuevo paradigma que responde a las necesidades presentes y futuras. Efectivamente, el mismo se basa en programas integrados, inclusivos y solidarios de la nueva economía azul y verde.

Hemos sido secundados en nuestro apoyo por la dimensión humana colocada en el centro del proyecto. En efecto, la adopción de un enfoque inclusivo y participativo hacia los habitantes de la región viene a ser fundamental.

Excelencias, Señoras y Señores, Animados por un espíritu de fraternidad y solidaridad africana, nos hallamos aquí para contribuir a la creación de una dinámica virtuosa. El verdadero reto consiste en la salvaguarda y valorización de un valioso patrimonio africano, a saber, el Río Congo.

He aquí un deber que debemos cumplir con los 200 millones de africanas y africanos que viven en esta Cuenca, así como con todo nuestro continente.

El establecimiento del Fondo Azul ha de ir emparejado con la movilización de todos los actores económicos y de la sociedad civil, a fin de emprender acciones concretas para la atenuación y adaptación, garantizando la emergencia de un modo resiliente de desarrollo.

La financiación de este proyecto supone un reto importante a la hora de su puesta en marcha. Por consiguiente, hemos de innovar y poder crear mecanismos capaces de identificar y movilizar los recursos financieros. También tenemos que convencer a los suministradores de fondos bilaterales y multilaterales, tanto públicos como privados.

El Fondo Azul, generará inevitablemente una dinámica positiva portadora de proyectos capaces de sostener las economías de los Estados miembros.

Me refiero, particularmente, a la mejora de las vías de navegación interior, al acondicionamiento de los puertos secundarios, al desarrollo de la pesca sostenible, a la lucha contra la contaminación de los cursos de agua y al refuerzo de la irrigación, dentro de la perspectiva de mejora de la productividad agrícola.

Esta nueva economía, la economía del agua y en torno al agua, será el motor del desarrollo.

Excelencias, Señoras y Señores, Más allá de las consecuencias inducidas por los cambios climáticos, las penurias alimentarias y la disminución de las reservas hídricas, pueden causar importantes migraciones de población, fragilizando los Estados y favoreciendo la precariedad.

Así pues, ¿cómo se puede admitir, que en un continente que posee más de 5000 millardos de metros cúbicos de aguas subterráneas, 320 millones de africanas y africanos no tienen acceso al agua potable?

Esta concluyente constatación es todavía más alarmante, porque si en los próximos años no actuamos, el cambio climático conducirá a la degradación de las tierras y a la escasez de recursos hídricos, viéndose los 25,000 km² de vías fluviales expuestas al peligro del enarenamiento y contaminación.

Llevar a cabo una movilización colectiva es crucial, y esta Cumbre viene a demostrar que ello es posible.

Excelencias, Señoras y Señores; Afrontar el desafío del desarrollo y aprovechamiento de la Cuenca del Río Congo supone crear una dinámica de cooperación a favor del desarrollo sostenible, no solo en los países ribereños, sino también en todo el continente.

Si deseamos proteger los dos pulmones del planeta, este desafío ha de convertirse en una ambición colectiva, impulsada por África y el mundo.

Los recursos naturales y ecológicos de nuestro continente hacen del mismo uno de los actores más importantes del mundo, con sus inmensas cuencas y ríos que encierran una inestimable riqueza, a saber, el oro azul: el agua.

Convertida en elemento bastante escaso, el agua es muy codiciada. Seamos conscientes de la riqueza que poseemos y de nuestra capacidad de innovar, combinando nuestras energías y nuestro coraje.

De este modo, no solo afrontaremos todos los desafíos, sino que también demostraremos que los países unidos por un mismo sueño y una misma visión, saben cómo actuar y superarse, para que emerja un continente unificado, orgulloso de sus identidades y raíces, encaminado hacia el progreso.

Excelencias, Señoras y Señores, Para la construcción de nuestro continente de mañana, la preservación del medio ambiente es la base de la co-emergencia de este África y los cimientos que sostendrán el crecimiento económico inclusivo del mismo.

Debemos desplegar un esfuerzo colectivo a fin de tomar en consideración el calentamiento global y los riesgos que comporta, transformando nuestras economías sobre la base del desarrollo sostenible.

Nuestra presencia aquí y ahora, es el testimonio de nuestra determinación de colocar estas cuestiones en lo más alto de nuestras preocupaciones y de nuestra acción. Estamos decididos a implementar iniciativas concretas, capaces de preservar los derechos de las generaciones futuras.

El Reino de Marruecos trabajará, con determinación y sin descanso, para hacer realidad los grandes proyectos estructurantes de nuestro continente.

El desafío ecológico ya no debería ser percibido como una amenaza, sino más bien como una oportunidad. He aquí el significado de nuestro compromiso común, un compromiso colocado bajo los principios de la responsabilidad compartida y la solidaridad panafricana.

Gracias por su atención. Wassalamou alaikoum warahmatoullahi wabarakatouh.

Información: MAP / Imagen: MAP

La  Voz del Árabe (LVÁ) – NOTICIAS – Cd. de México, mayo 1° del 2018

659total visits,2visits today