//UNA PELEA INESPERADA: ARABIA SAUDITA vs CANADÁ

UNA PELEA INESPERADA: ARABIA SAUDITA vs CANADÁ

Se publicó: “Los saudíes son tenaces y están dispuestos a deshacerse de los activos canadienses sin importar el costo”, dijo el Financial Times, “el castigo dirigido contra Canadá podría ser enorme”…

Por: Dr. Stephen Murray Kiernan*

Arabia Saudita está considerando medidas adicionales contra Canadá en medio de informes de que el reino planea vender sus tenencias de acciones y bonos canadienses a medida que intensifica la disputa sobre activistas de los derechos de las mujeres. El ministro de Asuntos Exteriores de Arabia Saudita, Adel Al-Jubeir, dijo en términos muy simples en una conferencia de prensa en Riyadh que no había necesidad de mediación en la disputa: “Canadá sabe lo que tiene que hacer.”

La moneda canadiense cayó hasta 0.5% a 76.21 centavos (EEUU) luego de que el Financial Times informara que el banco central de Arabia Saudita y los fondos de pensiones estatales han ordenado a sus gestores de activos extranjeros que se deshagan de los activos canadienses a partir de agosto. Un banco saudita admitió que había sido contactado por el banco central solicitando información sobre toda su exposición canadiense: inversiones en Canadá y posiciones en divisas extranjeras. Sin embargo, en este caso particular, el banco no recibió instrucciones de vender activos ya que no tiene ninguna exposición allí.

¿Cómo empezó todo esto? La disputa entre Arabia Saudita y Canadá comenzó después de que Global Affairs Canada pidiera la “liberación inmediata” de los activistas feministas Samar Badawi y Nassima al-Sadah. En respuesta, el príncipe Mohammed bin Salman expulsó al embajador de Canadá, congeló el comercio y la inversión, suspendió un programa de intercambio estudiantil y detuvo los vuelos de Saudi Arabian Airlines a Canadá por lo que calificó de “injerencia descarada” en sus asuntos internos. Las medidas no se detuvieron. El Reino suspendió todos los programas de tratamiento médico de Canadá e incluso ha tratado de trasladar pacientes saudíes fuera del país. Arabia Saudita dijo que no hay lugar para la mediación sobre la creciente disputa diplomática y que Ottawa sabe cómo corregir la situación. El ministro de Relaciones Exteriores, Adel al-Jubeir, dijo en una conferencia de prensa en Riyadh: “Se ha cometido un error y se debe corregir el error.”

Arabia Saudita suspendió las relaciones diplomáticas y detuvo las nuevas negociaciones comerciales tras los comentarios de la canciller canadiense, Chrystia Freeland, criticando al reino por el arresto de activistas de los derechos de las mujeres. Desde entonces, el reino ha intensificado sus movimientos contra Canadá, suspendiendo los vuelos a Toronto y ordenando el regreso de miles de estudiantes que estudian en escuelas canadienses.

Pero esto podría tener repercusiones negativas para la nación árabe: la lucha amenaza con asustar a algunos inversores que ya están nerviosos por lo que ven como una mentalidad anticuada y excesivamente sensible. Según los informes, los saudíes son tenaces y están dispuestos a deshacerse de los activos canadienses “sin importar el costo”, dijo el Financial Times. El castigo dirigido contra Canadá podría ser enorme.

Arabia Saudita no está exenta de respaldo: Rusia expresó su apoyo al Reino Saudita en este empeoramiento de disputas con Canadá, diciéndole a Ottawa que era inaceptable decirle al reino sobre los derechos humanos. Una portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia dijo que los derechos humanos deberían promoverse con respeto a las costumbres y tradiciones nacionales específicas. “Siempre hemos dicho que la politización de los asuntos de derechos humanos es inaceptable”, dijo la representante rusa, acusando a Canadá de ser condescendiente con los sauditas: “Lo que probablemente se necesita en esta situación es asesoramiento constructivo y asistencia en lugar de crítica de un ‘superior moral’.”

Desde que llegó al poder en 2015, el Príncipe Heredero Mohammed bin Salman ha cortejado a los aliados occidentales para apoyar sus planes de reforma, ofreciendo miles de millones de dólares en venta de armas y prometiendo luchar contra el radicalismo en el reino. Pero la disputa amenaza con frenar la campaña de inversión extranjera de Riyadh, una campaña ya afectada por una serie de asertivas iniciativas de política exterior del principal exportador de petróleo del mundo. “Arabia Saudita simplemente no puede darse el lujo de alejar a otras secciones de la comunidad mundial en medio de su compromiso militar impopular en Yemen y su confrontación indirecta con Irán,” escribió el comentarista Jamal Khashoggi en el Washington Post.

Las ventas de activos de Arabia Saudita pueden no tener un gran impacto en la moneda canadiense, aunque el comercio estacionalmente débil a fines del verano y principios de otoño podría exacerbar ese efecto. Las tenencias saudíes de reservas de dólares canadienses oscilan entre $10 MMDC y $25 MMDC, y el límite superior de esa estimación representa el 10% de los volúmenes diarios en dólares canadienses, según estimaciones del Canadian Imperial Bank of Commerce. Sin embargo, los expertos han dicho que el impacto en la moneda debe ser “efímero” ya que el comercio bilateral entre Arabia Saudita y Canadá es pequeño. En lo que va del año, Canadá ha exportado $1.4 mil millones en mercancías a Arabia Saudita e importó $2 mil millones, según datos de Statistics Canada.

En medio de la profundización de la disputa diplomática, la decisión de Arabia Saudita de vender sus activos canadienses con reducciones significativas podría beneficiar a los inversores fuera del reino y tener poco impacto en la economía de Canadá – esto es lo que los expertos predicen.

El banco central saudí ha ordenado a sus administradores de activos en el extranjero que vendan acciones canadienses, bonos y tenencias de efectivo. A diferencia de los rusos, los aliados de Canadá han permanecido conspicuamente tranquilos y neutrales en esta disputa. Sin estar dispuesto a molestar a ninguna de las partes, el Departamento de Estado de EEUU ha alentado a Canadá y Arabia Saudita a poner fin a la disputa de forma amistosa. Pero esto parece ser muy difícil ahora que se ha interrumpido el comercio y se le ha dicho al embajador de Arabia Saudita que regrese a Riyadh.

Podemos echarle un vistazo a la represalia de Saudita. Se podría argumentar que podría ser beneficioso para los inversores que están fuera del reino que buscan recoger activos a precios bajos. “Dado que es una venta con prisa, los sauditas perderán dinero y otras personas obtendrán ganancias en su gasto”, dijo Rex Brynen, profesor de ciencias políticas en la Universidad McGill en Canadá, que se especializa en política en Medio Oriente. “Podrías tomar un activo propiedad de Arabia Saudita por cincuenta centavos por dólar”. Los sauditas ponen su dignidad primero, ya que tiene muy poco sentido en términos de negocios y de expediente político hacer algo que pierde dinero y afecta a compañías propiedad de los sauditas. Brynen tiene otro buen argumento: “Canadá parece ser un blanco fácil para señalar al resto del mundo ‘no puede criticarnos’ “. Cualquiera que sea la acusación que se pueda hacer de que Canadá no es consecuente con las preocupaciones sobre los derechos humanos, para muchos observadores parece ser que es un “buen tipo” al ser castigado por el matón que no le gusta ser avergonzado en público.

En algunos aspectos, lo que los saudíes han hecho es más simbólico que real. Las sanciones económicas tendrán poco efecto en la economía canadiense ya que Arabia Saudita, el vigésimo socio comercial de Canadá, solo representa aproximadamente 4,000 MMD en comercio al año. En comparación, Canadá y EEUU comercian aproximadamente $2 MM en bienes diariamente. “Esta es una declaración política por parte de los saudíes”, dijo un investigador canadiense. “Sus propiedades canadienses no son lo suficientemente grandes como para tener un impacto significativo”.

Por el contrario, las personas que viajan desde y hacia el reino y las empresas que buscan establecer lazos comerciales en la región se verán perjudicadas por esta medida. Algunos sectores específicos sin duda se verán afectados negativamente. La Organización de Granos Saudita también anunció que está suspendiendo las compras de trigo y cebada de Canadá, pero no está claro si esta medida afectará solo a nuevas compras o entregas en contratos previamente acordados. Según Statistics Canada, el monto total de las ventas canadienses de trigo a Arabia Saudita fue de 66,000 toneladas en 2017 y 68,250 toneladas en 2016. Las ventas de cebada canadiense totalizaron 132,000 toneladas en 2017.

En 2015, la canadiense Wheat Board fue adquirida por Saudi Agricultural and Livestock Investment Co., de propiedad estatal, y Bunge, la empresa estadounidense de granos. Ahora conocida como G3 Ltd., la firma saudí controlada por la mayoría dijo que no tiene planes de cambiar o reducir sus compras de cultivos canadienses. “Es un negocio como siempre”, dijo a Reuters el vicepresidente de G3, Brett Malkoske. El gobierno saudita no ha dicho si venderá su participación en G3. Pero Chuck Penner, un analista, advirtió que incluso en este caso, no hay razón para entrar en pánico. “Esto es realmente algo simbólico”, dijo él, “Canadá no tendrá problemas vendiendo su trigo y cebada en otro lugar”.

Pero hay incertidumbre en otros sectores y con razón … por ejemplo, sobre uno de los acuerdos de armas de Canadá que involucran la venta de vehículos blindados ligeros de General Dynamics Land Systems (GDLS), conocidos como LAV III, a Arabia Saudita en un acuerdo de 15,000 MMD en 2014.

Freeland no está arrepentida. Ha dicho que “Canadá siempre defenderá los derechos humanos en Canadá y en todo el mundo”, y que su departamento continúa pidiendo claridad a Arabia Saudita sobre “varios asuntos”. También se emitió una declaración de que Ottawa se relaciona activamente con los intereses de empresas canadienses y siempre apoyará a los trabajadores y las industrias canadienses, y defenderá sus intereses en el país y en el extranjero. Parece que dos fuerzas inmóviles continuarán su discusión…

*Dr. Stephen Murray Kiernan – Doctor en economía, egresado de las Universidades de Dublín, Cambridge y Cape Town, fue consultor principal de asuntos universitarios en el Banc Mundial, director de la escuela de relaciones internacionales en el Universidad de Estados Unidos (Alliant) y presidente del Consejo de Posgrados en la Universidad Anáhuac del Sur. Autor de doce libros y muchos artículos, ha hecho proyectos de desarrollo internacional desde El Salvador hasta Papua en indonesia. Profesor extraordinario en la UNAM, escribe de manera regular para las revistas “Casa de Tiempo” y “AAPAUNAM”. Escribe ECONOMÍA para La Voz del Árabe / smurrayk@cilatam.com  / www.cilatam.com

Imagen: Pixabay

La Voz del Árabe (LVÁ) – ECONOMÍA – Cd. de México, septiembre 26 del 2018

566total visits,1visits today